CafeJPG

Wake Up Café, el mejor despertador en la mañana

El café es casi un imprescindible al comienzo de nuestras jornadas. Imprescindible para despertarnos a muchos, no todos los cafés sin embargo cumplen esta función de la misma manera. Amanda Mesquita, de Levadura Madre Malasaña, nos desvela los secretos para conseguir un café verdaderamente estimulante y las claves por las que su exclusivo Wake Up Café es el despertador definitivo. 

Para los amantes del café hay muy pocas sensaciones comparables a ese primer sorbo por la mañana. Notar el efecto prácticamente instantáneo de despertar, la sensación de que nuestros sentidos vuelven a estar alerta, se la debemos en gran medida a la cafeína que contienen los granos. Sin embargo, no todos los preparados tienen los mismos efectos: no es igual tomar un espresso, que un café moka o uno de filtro e incluso que un café infusionado.

En líneas generales, podemos decir que cuanto más tiempo lleve la preparación del café, más cantidad de cafeína contendrá la mezcla final, pero no sólo depende del tiempo. Una cafetera de filtro necesita alrededor de 5 minutos para su preparación, una cafetera de émbolo o francesa alrededor de 4 y un espresso entre 20 y 30 segundos. Sin embargo, un espresso tiene casi el doble de cafeína que un café de filtro debido a la gran concentración de café, mientras que uno elaborado con una cafetera francesa puede variar su contenido modificando los tiempos de infusión.

Todo influye

Amanda Mesquita, de Levadura Madre Malasaña (San Joaquín, 4) asegura que “si bien la forma de prepararlo es fundamental, hay otros muchos factores que debemos tener en cuenta y que por supuesto influyen de forma determinante en la cantidad de cafeína que tenga la bebida. La variedad del café o la intensidad del tostado del grano son algunos de ellos”.

En las etiquetas del envase suele estar indicado el tipo de tostado del grano: ligero, medio o fuerte porque es muy importante para el sabor final del café. A mayor intensidad, más fuerte será el sabor pero, en contra de lo que pudiera parecer, contiene menor cantidad de cafeína. “La cafeína está en el grano, por lo que a medida que se va tostando, va quemándose la cafeína”, afirma Amanda. De modo que si queremos despertar más rápido, lo mejor es seleccionar cafés de granos con un tostado ligero. En cuanto a la variedad de café hay que decir que de los dos tipos más frecuentes, es el considerado de menor calidad, denominado Robusta, el que contiene niveles más elevados de cafeína que el conocido como Arábiga, cuyos granos son más aromáticos e intensos que los del primero, pero significativamente menos estimulantes.

Mejor que un despertador

En Levadura Madre Malasaña preparan, bajo receta propia, el llamado Wake up Café que como su nombre indica, está pensado para todos aquellos que necesitan un chute extra para despertar por las mañanas. “Hacemos una infusión con café, canela en rama, anís estrellado y clavo. Cuando la mezcla ha reposado el tiempo suficiente, le añadimos panela, que es un azúcar integral de caña con muchas propiedades nutricionales. Lo vertemos sobre unos hielos y le añadimos un golpe de nata, sirope de chocolate y un poco de canela en polvo”, explica Amanda.

“Para preparar nuestro Wake Up Café, nosotros preferimos infusionar los ingredientes porque este sistema permite que el preparado final quede bien impregnado de todos los aceites y aromas que contiene el grano y además podemos jugar con el tiempo de reposo, por lo que la cantidad de cafeína puede ser más elevada” – añade Amanda.

El resultado es una bebida estimulante, perfecta para afrontar la jornada con los cinco sentidos alerta y con un sabor increíble. Le gusta a todo el mundo, a los que adoran el café, a los amantes del dulce, a los que necesitan un golpe de cafeína… “lo adoran tanto griegos como troyanos”, sentencia Amanda.

Compartir