UN SUEÑO SIN ACCIóN ES ILUSIÓN

Lo sueños nacen, crecen con la ideas y se reproducen en la realidad, ese es su ciclo vital.

Los sueños están para cumplirlos. Soñamos, sí, pero luego los realizamos, por que si no, el sueño se deteriora y se convierte en un dolor que  con sólo pensarlo en vez de sentir  placer se transforma en una pesadilla.

Los soñadores tienen ese halo de magia y locura porque ven donde no ve nadie, y es ahí el reto, nuestro reto, alcanzar nuestro sueños. Ponerle acción y energía, no vale solo pensarlo, hay que activar, hay que poner en marcha el motor y levantarlo para preparar ese encuentro donde la imaginación se fusiona con la veracidad.

Todo sueño implica un comportamiento. Un sueño sin acción es ilusión. Y la ilusión es un estado inicial que debe arrastrar un compromiso, el de alcanzarlo, pase lo que pase con una fuerza que emerge de nuestra vida donde lo que soñamos, solo le damos una opción, que sea  posible.

Leer más en el último número de MASS Bienestar.

Compartir