ThinkstockPhotos-487362006

Sólo EL 20% de las madrileñas tiene hábitos de vida saludables regurlares

El ajetreado ritmo de vida de la sociedad actual impide mantener un adecuado equilibrio entre una correcta alimentación, la práctica de actividades físicas o deportivas de forma continuada y el cumplimiento de los tiempos recomendados de descanso. En el caso de la Comunidad de Madrid, tan solo un 20,5% de las mujeres asegura mantener hábitos de vida saludables de forma constante, lo cual supone casi 10 puntos porcentuales menos que las mujeres analizadas un año anterior (30,3%).

Así lo demuestran los datos referentes a la región madrileña del II Estudio de hábitos de vida saludable y bienestar en la mujer que, en esta nueva edición, ha querido estudiar la evolución de los hábitos saludables que siguen las mujeres madrileñas comparándolos con los resultados del estudio pionero creado en 2013, además de introducir nuevas variables que nos dan una radiografía más exacta del cuidado de su salud.

La investigación ha sido elaborada por DKV Seguros, en colaboración con la Universidad Rey Juan Carlos, dentro de las iniciativas que desarrolla el Instituto DKV de la Vida Saludable, creado para promover la mejora de la salud y la vida de la población mediante la divulgación de información y la formación orientada a inculcar hábitos saludables.

El estudio analiza a 3.000 mujeres españolas, de entre 18 y 65 años, de todas las comunidades autónomas, y en esta ocasión se han analizado los datos relativos a la Comunidad de Madrid. La investigación sigue la misma estructura que la pasada edición, con 6 grandes bloques: percepción de bienestar, hábitos saludables, medicina y prevención, alimentación, actividad física y descanso, analizando en cada uno la práctica real de hábitos saludables de las encuestadas y el nivel de conocimiento que tienen de los mismos. Asimismo, se han introducido nuevas variables que nos dan un perfil mucho más completo de las encuestadas, como su clase social, su nivel de estudios, si desarrollan sus actividades laborales dentro o fuera de casa, el número de horas que trabajan o el padecimiento de enfermedades crónicas.

Compartir