Demencia

Respuestas a los lectores sobre la demencia

La psicóloga Paula Martín responde a las preguntas planteadas por los lectores sobre la demencia.

¿Qué podemos hacer cuándo se le diagnostica a un familiar nuestro esta enfermedad? ¿Existen tratamientos o cómo podemos ayudarles? Antonio (Pontevedra)

Tanto los miembros de la familia como otros cuidadores pueden ayudar al enfermo intentando entender cómo éste percibe el mundo. Es importante ofrecerle la oportunidad de que exprese sus dudas y miedos, esto le ayudará a sentirse comprendido y respetado. Cuando la enfermedad ya está más avanzada, se les puede ayudar a permanecer orientados en tiempo, persona y espacio recordándoles todos los días que día es, dónde están y cómo se llaman. Pasar tiempo con ellos para que te cuenten sus cosas hará que se sientan menos solos en el camino de la enfermedad.  Ayudarles en tareas diarias como el aseo y la alimentación ofreciéndoles objetos adaptados a sus necesidades (cubertería especial, ayudas instrumentales para subirse la cremallera, abrocharse los botones…)
Para reducir la confusión en la que se ven sumisos, es útil que tengan objetos familiares a su alrededor que les evoque a tiempos pasados. Tener claves de recuerdo como notas, listas o instrucciones les ayudará a desarrollar sus actividades diarias con un poco más de independencia.
Es importante que todas las personas diagnosticadas con demencia visiten regularmente a su médico que será el que sabrá adecuar el tratamiento a la fase de enfermedad.
Tener objetos y personas familiares alrededor
Brindar recordatorios, notas, listas de tareas rutinarias o instrucciones para las actividades diarias
Ceñirse a un horario de actividades simple
Caminar regularmente con un cuidador u otra compañía confiable puede mejorar las habilidades de comunicación y evitar que la persona deambule.
La música tranquilizante puede reducir la deambulación y la inquietud, aliviar la ansiedad y mejorar el sueño y el comportamiento.
Las personas con demencia deben hacerse revisar los ojos y los oídos. Si se encuentran problemas, es posible que se necesiten audífonos, gafas o cirugía de cataratas.
Las comidas supervisadas pueden ayudar con la alimentación. Las personas con demencia con frecuencia se olvidan de comer y beber y, en consecuencia, pueden deshidratarse. Hable con el médico respecto a la necesidad de calorías extras, debido al aumento de la actividad física a raíz de la inquietud y el hecho de deambular.

Si tienes más preguntas puedes mandarlas a info@masswebzine.com

Compartir