Miguel Marinero

Pentimento by Miguel Marinero

“Un pentimento es una alteración en un cuadro que manifiesta el cambio de idea del artista sobre aquello que estaba pintando. Nosotros no nos arrepentimos”. Miguel y Nicolás

Con Pentimento, la firma Miguel Marinero vuelve a demostrar en MBFW Madrid su patronaje perfecto y depurado, en el que de nuevo se hace evidente el dominio de la sastrería del diseñador perteneciente a la Asociación de Creadores ACME,y lo hace trayendo al presente una amalgama de décadas en las que torna sobre la imagen de los años 80 y la combina de forma inicialmente imposible con la España del siglo XVII.

Trabajos artesanales de elaboración precisa que plasman cuidado y exactitud en los detalles. Desde las perfectas costuras de sastre, y la exactitud en la colocación de cada bolsillo, a los dobladillos de pantalones y faldas que revelan los zapatos de Miss García, en los que el colorido de la colección toma también papel importante.

En Pentimento aparecen abrigos XXL y americanas que nos recuerdan a los estilismos de los eighties, cuando los excesos dominaban la imagen y vuelven a hacerlo, con la mezcla de prendas de distintos estilos conformando un look impracticable, que funciona gracias a la combinación perfecta de materiales, solo posible en manos de diseñadores puros capaces de mezclar imágenes inspiradas en los cuadros de Velázquez, con el toque del siglo XX evidente en el patronaje y aire de la colección.

Looks oversize, que alcanzan figuras masculinas mezcladas a la perfección con la delicadeza del cuerpo femenino, ciñéndose a la figura en el punto exacto. Arte hecho prenda, con volúmenes sin truco, conseguidos de forma artesanal, cortes modernos que nos trasladan a dos pasados, reciente y antiguo, mezclados en looks de sastrería, ropa de invierno perfecta para la temporada de frío y abrigos entallados que combinados con sudaderas, en las que el pelo aparece graciosamente como detalle original, en una búsqueda del joven Nicolás, codiseñador, por acercarse a las generaciones más jóvenes sin abandonar el buen hacer  de la marca.

La mezcla de algodón, lana, seda y crep, con terciopelo, paillettes, martas, pekan, y zorro,  crea una silueta sensual, esbelta, y elegante, que se corresponde con la mujer a la que se destina esta colección formada por 33 looks, sexy y femenina.

Arte barroco sobre tacones

La inspiración de los colores de los cuadros del artista sevillano se hace evidente en los bordados y teñidos de tejidos y pelo, y en la costura de las diminutas paillettes, cosidas de forma minuciosa en vestidos, que traen a la mente pinceladas centelleantes. Y en la búsqueda del mismo recuerdo tonal, la camisa icono de la marca, se convierte en napa oro combinada con pantalones de talle alto, ajustados, que pasan a ser protagonistas al volver a la terminación acampanada. En toda la colección cada bordado convierte en icónico un vestido de inicio simple (o no tanto, gracias a un cuidado patronaje).

Pentimento está dominada por unos labios rojos, que cohesionan llevándonos al deseo, con prendas ingeniosas y originales, en las que la mezcla de materiales en los que aparecen no afecta en nada a la línea general de cada creación que se ve como un todo, unido y completo.

Total look

En definitiva Miguel Marinero da un giro arriesgado y muy interesante, en el que no olvida el refinamiento y el exceso de ornamento del barroco. Le acompañan en este cóctel de diseño tradicional y trasgresor por partes iguales los trajes masculinos de Lander Urquijo, que ha unido esfuerzos con Nicolás y Miguel, para diseñar el traje perfecto para el hombre que acompaña a la mujer Pentimento y los complementos exactos: grandes joyas de San Eduardo esbozadas por la firma Marinero, que dan a cada uno de los looks un brillo diferente, sombreros de Stephen Jones para Reyes Hellín, look completo de pies a cabeza; las medias de Cecilia de Rafael que estilizan cada pierna que los depurados cortes permiten ver en una serie especial diseñada por la rúbrica de moda, los ya comentados zapatos de Miss García by Miguel Marinero. Sin olvidar la colección cápsula de gafas que también Miguel Marinero ha diseñado para la óptica La Mirilla, otro guiño a los años 80 a los que se vuelve repetidamente. Finalmente el total look abarca hasta el detalle más cuidado, una especial e innovadora manicura con estampado diseño de Marinero y realizado por Mi Calle de Nueva York.

Un refinado patronaje, en conclusión, que convierte las prendas en arte, creando modernidad y sensualidad a partir de recuerdos de un pasado reciente y otro lejano, para vestir por fuera y por dentro a la mujer de hoy “Hemos querido cuidar los detalles, cada adorno, sin abusar. La colección está creada para una mujer que no pasa desapercibida y lejos de incomodarle, le gusta”.

Buen hacer, herencia y genética tras las que innovan y juegan con el futuro llevándonos al pasado.

Compartir