Objetos cotidianos como nuevas formas de expresión artística

‘MY TWO PENCE’. Ángel
 Hotel Miguel Ángel: Del 9 de junio al 25 de julio

Desde el pasado jueves 9 de junio se encuentra instalada la exposición ‘My two pence’, del artista Ángel, en el emblemático Hotel Miguel Ángel de Madrid.

Tras su participación en ‘Lugares Comunes’ donde intervenía en diferentes puntos de la ciudad como los hoteles Room Mate, la joyería Dinh Van o el club social sólo para mujeres I´m Pretty; “Sin trampa ni cartón” en Espacio Jordana y “Navegador”, exposición colectiva en Mondo Galería, ahora llega el turno de ‘My two pence’: una exposición con obras de las épocas de Londres, Ginebra y lo más reciente de Madrid que se distribuyen en el Lobby Bar del Hotel Miguel Ángel.

En esta ocasión, Ángel comparte con visitantes y curiosos, piezas personales que encierran historias y emociones. La exposición está enmarcada por diferentes frases de Joan Brossa, como un guía invisible que acompaña al visitante a través de las creaciones. Los diversos materiales y técnicas que utiliza, confluyen en una variedad de obras abiertas a la libre interpretación del espectador. Su trabajo surge de experiencias y sensaciones nacidas de su estancia en diferentes países a lo largo de su vida. Un imaginario que se enriquece a partir de la convivencia con ambientes multiculturales, arquitecturas, naturalezas y sociedades dispares. En esta ocasión, el esfuerzo del autor se materializa al conseguir crear un nuevo universo dentro del hotel, jugando con la distribución de las zonas del lobby-bar.

El recorrido, que se podrá visitar hasta el 25 de julio, y que ha creado con la colaboración de Iniciativas y Exposiciones, refleja su compromiso con la libertad artística y espacial que se manifiesta en una experiencia intrapersonal del visitante. Desde su inauguración, muchas personas se han sorprendido por esta iniciativa artística singular, admirando la propuesta y, dejándose llevar por la curiosidad, han disfrutado al descubrir los diferentes rincones que escondían piezas del artista. Para todos aquellos que quieran consultar los precios de venta, los catálogos están disponibles en recepción del hotel y en la barra del bar.

El arte se fusiona con la actividad del hotel, añadiendo un valor invisible e incalculable a los espacios del Hotel Miguel Ángel, que esconde en su interior un jardín-terraza perfecto para reposar las emociones que pueden evocar las piezas.

Colaboradores:

Hotel Miguel Ángel
Mondo Galería
Iniciativas y Exposiciones
Matamolu Fotografía

Sobre ‘My Two Pence’
por Diego Alonso. Director de Mondo Galería

Conocí a Ángel gracias a un homenaje A BROSSA que él realizó en mi galería hace ya un tiempo, dentro de un TRÍPTICO de exposiciones para celebrar el centenario del aquel movimiento que, por andar SIN TÍTULO, se acabó llamando DaDá. Como un PEZ VOLADOR, el artista, entró en mi LINTERNA MÁGICA con su PROVISIÓN de artefactos artísticos armado hasta los DIENTES de su creatividad mundana y los ANILLOS conceptuales a los que sucumbió mi paganismo como en el mito de SAN JORGE Y EL DRAGÓN, origen de toda falacia. De inmediato me convertí en un DRAGONCILLO rendido frente a la NUBE relampagueante de su creatividad.

Monday BLUE llamamos a las tardes semanales que celebrábamos hace ya muchos años con un amigo músico y en las que, SACAPUNTAS mediante, afilábamos agujas de CACTUS hasta quedar tiesos como un FOSSIL con la LENGUA GLACIAL en debate sobre el mundanal y la ECONOMÍA. Tras VEINTE SINFONÍAS Y UNA FUGA y ya sin PELOS en la lengua, mi amigo JACK se despedía soltando un divertido A BIENTOT CHERE imitando el acento conocido en su último viaje a ver las mejores VISTAS DE SUIZA hacía días, o meses, o años atrás.

Amigos de la infancia sumados a amistades nuevas: TIERRA A LA VISTA.

CONTANDO LAS OLAS frente a la MONTAÑA de trabajo que me abruma en estos tiempos de SELF SERVICE y Millennialls, he comprendido gracias a la obra de Ángel “NAVIGATOR“, con la que conviví un tiempo, que aquellos cuentos de IL ÉTAIT UNE FOIS (Érase una vez) no eran simplemente un pasatiempo si no un aprendizaje social, y que todo aquello que parece INTERMEDIO generalmente es lo más importante en una historia y lo que nos permite comprender LA CANCIÓN DEL ÁGUILA como Sapere AUDE o “atreverse a pensar” para volver a nuestra Troya.

Esto es lo que disfruto de nuestro encuentro, que a pesar de ser dos “HEAVY HEART” como nos llamaría un inglés, RESISTERE VINCERE EST (Resistir es vencer) es más nuestro coincidir en tiempo y espacio.

B + A (Horacio Basilicus + Diego Alonso)
Madrid, La Latina, 30 de Mayo, 2016

Compartir