Obesidad y Cáncer

OBESIDAD y CÁNCER

Por el Dr. Jorge Carlos Espinós Pérez  licenciado en Medicina. Especialista en Aparato Digestivo y en Tratamiento Endoscópico de la obesidad.  Coordinador de la Unidad de Endoscopia y pruebas funcionales del Hospital Quirón Teknon de Barcelona.

Recientemente la noticia sobre el estudio de la carcinogenicidad del consumo de carne roja y de la carne procesada realizado por la OMS (Organización Mundial de la Salud) despertó un gran interés entre la población. Desde hace años, diferentes investigaciones han demostrado que el sobrepeso y la obesidad están directamente relacionados con un aumento de las posibilidades de desarrollar diferentes tipos de cáncer, sin embargo, en términos generales, el nivel de concienciación sobre la relación entre cáncer y “kilos de más” sigue siendo bajo.

Obesidad y prevalencia a diferentes tipos de cáncer: Los principales tipos de cáncer relacionados con el exceso de peso son:

  • Cáncer de colon y recto
  • Páncreas
  • Mama (seno)
  • Endometrio
  • Riñón
  • Tiroides
  • Esófago
  • Vesícula Biliar

otros tipos de cáncer como el de próstata, ovarios, hígado, algunos tipos de linfoma y de leucemia  también se relacionan con el sobrepeso sin embargo,  son necesarios más estudios para confirmar que existe esta relación.

En el caso de las mujeres el cáncer de endometrio y el de mama son los principales asociados al sobrepeso después de la menopausia así como el cáncer de colon.

Entre los hombres el cáncer de colon y el de riñón son los tumores que en mayores porcentajes se  asocian con la obesidad.

¿Por qué la obesidad influye en el desarrollo de varios tipos de cáncer? La respuesta es sencilla: Acumular tejido adiposo (células grasas que forman tejido adiposo) facilita el desarrollo de tumores malignos y la obesidad es fundamentalmente eso, un exceso de la cantidad de grasa total del cuerpo.

Además del propio tejido adiposo en sí mismo, en función de cuales sean los hábitos alimenticios, se facilitará el desarrollo de determinados tipos de tumores. Por ejemplo, las posibilidades de desarrollar cáncer de páncreas son mayores si en la alimentación diaria se incluyen alimentos especialmente grasos (tocino, carnes con grasa, etc..)

También influye el tipo de obesidad, no todas las obesidades son “iguales.  Por ejemplo, diferentes estudios vinculan la obesidad abdominal con el cáncer de próstata. Según un estudio (1) los hombres con un coeficiente de cintura-cadera superior a 0,99 tienen un 43% más de riesgo de padecer cáncer de próstata que los que tienen un coeficiente inferior a 0,89.

La misma afirmación se da con respecto  al cáncer de colon, cuanto mayor  es la obesidad abdominal mayor es el riesgo de padecer cáncer de colon. Los hombres  y mujeres con obesidad abdominal tienen hasta un 52% (2) más de riesgo de desarrollar cáncer de colon que las personas con una relación entre cintura y cadera normal. Otros estudios (3) apuntan a que el riesgo de mortalidad una vez detectada la enfermedad es un 30% más alto en las personas con obesidad que en las personas con peso normal.

Y es que el exceso de peso no sólo aumenta las opciones de padecer un tumor sino también el grado de agresividad del tumor e incluso la mortalidad. De este modo, las mujeres con obesidad tienen también un riesgo mayor de morir por cáncer de mama después de la menopausia comparadas con mujeres delgadas. Según diferentes investigaciones (4) el exceso de peso supone un mayor riesgo de recaída (una vez llevado a cabo un tratamiento) y un mayor riesgo de morir por la enfermedad, en parte porque la quimioterapia es menos eficaz en pacientes con un IMC superior a 30. Con respecto a la prevención,  el tejido adiposo dificulta la detección del tumor haciendo que el tumor se detecte en etapas mucho más avanzadas en mujeres que presentan sobrepeso.

Con respecto al cáncer de esófago, la obesidad duplica el riesgo de tener reflujo gastroesofágico una  enfermedad que a menudo se complica desencadenando esófago de Barrett  y que acaba derivando en muchos casos en cáncer de esófago.

Para otros tipos de tumores como el cáncer de estómago, cáncer de riñón, cáncer de vesícula biliar también existen diferentes evidencias científicas que demuestran el aumento de la prevalencia a padecer este tipo de tumores entre personas que padecen obesidad.

En definitiva, es evidente que la obesidad puede traernos más problemas que alegrías por lo que es importante que si se padece sobrepeso se actué a tiempo para no llegar a niveles de obesidad superiores.

Actualmente existen diferentes opciones y tratamientos que pueden ayudar a perder peso a aquellas personas en las que la prevención ha fallado o que tras haber intentando perder peso en varias ocasiones, no lo han conseguido. En la mayoría de casos pueden indicarse opciones endoscópicas (sin cirugía) altamente eficaces y con pocos riesgos asociados que permiten la pérdida de peso y mejorar nuestra salud.

Perder peso no es fácil, es un trabajo duro que requiere sobretodo un cambio de hábitos, no obstante los beneficios  que supone el perder peso son especialmente importantes cuando se habla de salud y de prevenir enfermedades que sabemos que pueden desarrollarse con mayor facilidad en personas que presentan sobrepeso.

  1. Según un estudio publicado por el Instituto Alemán de Nutrición (DlfE)
  2. Fuente: Estudio EPIC (siglas en inglés de Investigación Prospectiva Europea sobre Nutrición y Cáncer), con datos de 521.000 personas en diez países europeos.
  3. Fuente: Según una investigación publicada en el Journal of Clinical Oncology.
  4. Fuente: Estudio M. Ewertz, MB Jense, KA Gunnarsdóttir et al. Effect of Obesity on Prognosis After Early-Stage Breast Cancer. J Clin Oncol 2011; 29:25-31FA Sinicrope, AJ Dannenberg. Obesity and Breast Cancer Prognosis: Weight of the Evidence. J Clin Oncol 2011; 29:4-7
  5. Estudio realizado por un grupo de científicos del Centro Médico Montefioire del Albert Einstein College en Nueva York.

Compartir