AGO 7. jade

NO HACE FALTA TOMAR EL SOL PARA ESTAR MORENA

Como lo oyes, ya no hace falta pasarse horas al sol para un lucir un perfecto bronceado. Todo gracias al aceite de Monoï, típico de la Polinesia Francesa. Se usa tanto para hidratar como para nutrir, reparar y proteger la piel, gracias a sus propiedades cosméticas. Y es el protagonista del ritual Polynesian Bronze que trae Jade Organic Beauty.

Este tratamiento garantiza un bronceado bonito, uniforme y lateral, además de orgánico. Se comienza con un peeling integral con sales y aceites. Así, se eliminan las células muertas y se aporta al cuerpo tersura y luminosidad. Ayudará después a potenciar y embellecer el tono, que se mantendrá perfecto durante más tiempo.

El siguiente paso es la aplicación manual del autobronceador Monoï de Tahití con un relajante masaje. Es un producto orgánico que incorpora propiedades antioxidantes y anti-edad, aportando también un color muy natural y dejando la piel radiante. ¿El resultado? Una piel hidratada y bronceada. ¡Como si hubieses estado todo el verano bajo el sol de la Polinesia!

Compartir