Experiencias más allá de la propia comida

Creativas, vanguardistas, cotizadas. Reconocidas, sorprendentes, singulares. Por tamaño, por ubicación, por la genialidad de sus platos. Motivos diferentes que hacen que una mesa esté entre las más valoradas del mundo.

Desde DiverXO de David Muñoz, ahora en el NH Eurobuilding, Azurmendi, Celler de Can Roca o Quique Dacosta, hasta Sublimotion de Paco Roncero, hoy por hoy el cubierto más caro que existe. Y si cruzamos frontera, un reconocidísimo NomaLe Louis XV Alain Ducasse en Monte Carlo (Monaco), La Marmite en St. Moritz (Suiza) o Solo per Due, el restaurante más pequeño que, como se adivina, tiene una única mesa para dos comensales.

¿Te apetece conocerlas? No te pierdas nuestro reportaje en el suplemento lujo de este mes.

Compartir