Snacks

Los DO’s y DON’Ts del snacking

La división entre desayuno, comida y cena ya es cosa del pasado para casi todo el mundo: el snacking es una tendencia que llegó para quedarse y que, como casi todos los aspectos relacionados con la rutina, es influido por las modas. Cronuts, crudités, polos artesanales y los célebres green smoothies han conquistado el trono del snacking por riguroso turno y con las redes sociales como principal testigo. Una tendencia en alza, y que tiene lugar, en muchos casos, en la oficina: hasta un 61% de la población1 practican el snacking desde su puesto de trabajo.

Ahora bien: ¿cómo asegurar que la práctica del snacking se realiza de manera adecuada? Con motivo del lanzamiento de su nuevo snack saludable y bajo en grasa, Kaiku Sin Lactosa MIX, Kaiku Sin Lactosa, la gama más amplia de lácteos ligeros y digestivos del mercado, comparte los DO’s y DON’Ts fundamentales a la hora de picar entre horas.

Kaiku

DO: Optar por el snacking

Comer entre horas ya no está mal visto: el snacking es una tendencia saludable… si se practica bien. ¿Qué condiciones debe cumplir? Los snacks deben contener nutrientes que el cuerpo necesita, servir como puente entre comida y comida, e incluir proteína y fibra.

DON’T: Optar por el antojo

En inglés la diferencia está clara: un snack y un treat no tienen nada que ver. El último no ofrece los beneficios nutricionales de un snack, y se orienta a calmar antojos puntuales. La clave para el snacking saludable reside en no sucumbir ante el antojo, y de manera ocasional sustituir sólo uno de los snacks diarios por un antojo.

DO: Guardar los snacks… lejos y en porciones

El mantenimiento de una proporción adecuada es esencial para que los snacks continúen siendo saludables. Para ello, es fundamental evitar el consumo directamente desde el envase si se trata de bolsas de grandes cantidades (llevando por ejemplo una bolsita con las porciones calculadas previamente), y mantener los snacks guardados fuera del alcance de la mano para no comer de manera distraída.

DO: Guardar los snacks cerca… siempre que sean fruta o yogur

Distintos estudios2 demuestran que somos más susceptibles de consumir snacks saludables si los tenemos a la vista: poniendo fruta en un frutero en vez de en el frigorífico, o dejando un yogur en la mesa al llegar al trabajo.

DON’T: Tener una hora fija para el snacking

Es mejor esperar a tener algo de hambre que mantener una rutina fija de snacks siempre a la misma hora: sólo porque estemos acostumbrados a tomar algo a las 11 no quiere decir que siempre sea ésa la hora idónea, ya que dependerá de nuestro estado cada día. Con esto, se logrará adecuar los snacks a las porciones adecuadas al tener mejor idea de lo que necesitamos en cada momento.

DO: Los snacks que SÍ se deben tomar

Lo ideal es lograr el balance ideal entre fibra, proteína, y grasas y carbohidratos saludables. Si no dentro de cada snack, al menos sí en el balance total de snacks que se consuman a lo largo del día. Los más recomendables: fruta, frutos secos como las almendras, porciones moderadas de mantequilla de cacahuete natural, crudités con salsa de yogur, y lácteos sin lactosa para favorecer, además, una buena digestión “entre horas”. Kaiku Sin Lactosa propone Kaiku Sin Lactosa MIX como paradigma del tentempié equilibrado y bajo en grasa: crujiente muesli, yogur cremoso y fruta, con cuchara incorporada para que el snacking pueda tener lugar en cualquier momento y lugar.

DON’T: Consumir “calorías vacías”

¿Cómo reconocerlas? A través del estómago: son aquellas que nos hagan querer otro snack poco tiempo después.

1American Dietetic Association

2British Nutrition Foundation

Compartir