La mujer ALVARNO, transformada en águila majestuosa

En un ambiente del norte de Europa el espíritu barroco se transforma imponiendo una nueva estética.

El sol de invierno brilla con destellos dorados. Klimt y su Dama de Oro marcan el ritmo y la actitud del próximo invierno 16-17.

Abrigos caparazón envolventes y estructurados.  Cremalleras XXL que dibujan los cortes con precisión.  Chaquetas con espíritu militar. Espaldas joya con bordados y pintadas a mano en oro.

El neopreno surge con fuerza en su versión más técnica con llamas salvajes en relieve y metalizados. Geometría en el jacquard de seda y lana creando volúmenes despegados.

El negro y el oro son colores dominantes en una gama de azul zafiro, verde pino, rojo burdeos y púrpura. Pinceladas y destellos en colores metálicos reflejan la nueva identidad ALVARNO.

El pantalón, con cortes estratégicos, cede el protagonismo a las faldas trapecio que repliegan sus alas en versión mini y se abren con volumen en su versión más extravagante.

La moda en contraste. Nada es más efectista que la alianza de polos opuestos. Vestidos con cadenas que recorren el cuerpo sin oprimir y vestidos asimétricos a base de paneles irregulares superpuestos que dibujan la silueta en oposiciones de color.

El águila de cristal se posa en la camisa blanca impoluta con pechera plisada. Los arneses en cuero marcan una actitud dominante. Control y sumisión, duplicidad en la realidad.

El oro se impone en una versión de cuero bordado y en sedas fluidas reflectantes. El estampado animal presente en relieve tridimensional como reflejo de fuerza y liberación. El encaje y la gasa en dévoré de terciopelo fluyen con movimiento, enriquecidos con bordados sutiles y etéreos en forma de lluvia de cristales oro y plata. Plumas y flores de strass unen su brillo a los diamantes de un pasado renovado.

La mujer ALVARNO, transformada en águila majestuosa. Espíritu de renovación constante, rompiendo los códigos de belleza para redefinir un nuevo concepto de libertad.

Tags Alvarno

Compartir