Experiencia La herencia de Velázquez

 

La experiencia La herencia de Velázquez, una iniciativa de la marca Gran Meliá Hotels & Resorts, recorre 10 de las meninas pertenecientes a la muestra Meninas Madrid Gallery situadas en los puntos más céntricos de Madrid.

Realizadas por el artista Antonio Azzato e intervenidas por algunos de los creadores más relevantes del mundo de la cultura y la moda española, como Laura Ponte, Manolo Blahnik, los hermanos Torres o Jordi Mollá las esculturas se enlazan en una ruta creada por una experta historiadora.

El trayecto disponible desde Gran Meliá Palacio de los Duques y desde Gran Meliá Fénix,  incluye sorpresas como la entrada al Museo del Prado para visitar Las meninas y un menú exclusivo especialmente diseñado para la ocasión en los restaurantes Aduana o Montmartre 1889. Se trata de una de las Limited Exceptional Experiences que la marca propone en uno de sus destinos, Madrid.

La herencia de Velázquez es un recorrido por lo más relevante de la moda, el arte y la cultura española. Así, la colorista pintora Coco Dávez firma una de las meninas en la Plaza de Santa Isabel, donde confluye el Madrid de Carlos III con el Barrio de las Letras. Los hermanos Torres, cocineros de Dos Cielos, han creado dos meninas gemelas -como ellos – en la Puerta del Sol, cerca de la primera residencia de Velázquez en Madrid.

Por su parte, el pintor realista Eloy Morales se encarga de la escultura situada frente al Museo del Prado, donde los participantes en la experiencia entran para asomarse a los cuadros del artista sevillano, como los retratos ecuestres o el cuadro de la Infanta Margarita.

En las figuras que recorre la ruta hay también lugar para las firmas de moda, como The 2nd SkinCo. y sus glamurosos vestidos de fiesta, cuya escultura está situada en la Plaza de Colón. Allí, se explican las tendencias de mediados del siglo XVII, que incluían las mariposas en el pelo que lleva una de las meninas.

El diseñador que mejor viste los pies femeninos, Manolo Blahnik, ha personalizado la figura que está situada en la Puerta de Felipe IV del Retiro, cuyo Palacio del Buen Retiro decoró Velázquez con cuadros como Las lanzas. Junto a la menina de la modelo Laura Ponte, en la calle Serrano, se explican más entresijos de la moda del Siglo de Oro, como la relevancia de los chapines, un calzado sonoro que lograba que las mujeres se hicieran notar por su sonido y su elegancia.

El artista Suso33, de inspiración grafitera, ofrece un original trabajo en la Plaza de Santa Ana. Una buena excusa para recorrer el Barrio de las Letras y la historia de sus excepcionales vecinos: Góngora, Calderón de la Barca, Quevedo, Cervantes y Lope de Vega.

La ruta pasa también por otros puntos emblemáticos del Madrid histórico como la Plaza del Callao, donde el actor y director Jordi Mollá firma una menina, la Plaza de Isabel II, en cuya iglesia de Santiago está enterrado Velázquez o la Plaza de Oriente, donde la actriz Marta Hazas, actualmente protagonista de la función de teatro Si no te hubiese conocido, ha ideado otra de las esculturas haciendo un guiño a las artes escénicas.

La ruta ha sido ideada por Gran Meliá de la mano de la agencia de viajes exclusivos Red Karpet Travel Design. Cuenta con la documentación de la doctora en Historia del Arte María del Mar Doval, una investigadora con decenas de publicaciones y cuya tesis doctoral cum laude versaba sobre los pintores del taller de Velázquez.

Las 10 esculturas de este recorrido han sido apadrinadas por la marca Gran Meliá y forman parte de la iniciativa Meninas Madrid Gallery, una gran instalación al aire libre que ha ubicado 80 meninas velazqueñas en puntos emblemáticos de la capital.

Un menú inspirado en Diego de Velázquez

La herencia de Velázquez es una ruta doble que se puede comenzar desde el Gran Meliá Palacio de los Duques o desde Gran Meliá Fénix y que culmina en los restaurantes Montmartre 1889 o Aduana ubicados en los hoteles. En ambos se podrá disfrutar de una propuesta gastronómica velazqueña: un menú diseñado y emplatado  especialmente para la ocasión que va acompañado de cava rosa.

El viaje gastronómico comienza con una burrata fresca con pinceladas de pimiento asado y polvo de tomates; representando los colores de la paleta del pintor a través de los coulis de los pimientos rojos, amarillos y verde que además llevan el aroma de la ciudad natal de Velázquez, azahar.

El plato fuerte, el arroz meloso de montería, hace homenaje a la caza… muy frecuente en los palacios del Siglo de Oro.

Para terminar, los equipos de cocina han querido simbolizar la comida de la clase obrera de la época: pan y vino, con un postre madrileño, el crumble de peras al vino y espuma de queso. Los comensales disfrutarán del pan sobre una paleta de pintor e irá acompañado de aceite de oliva virgen Castillo de Canena.

Ubicación de las esculturas apadrinadas por Gran Meliá 

  1. Plaza Santa Ana: 1 menina intervenida por Suso 33
  2. Puerta del Sol:  2 meninas gemelas intervenidas por hermanos Torres
  3. Plaza Santa Isabel: 1 menina intervenida por  Coco Dávez
  4. Plaza del Callao: 1 menina intervenida por  Jordi Mollá
  5. Plaza de Oriente: 1 menina intervenida por  Marta Hazas
  6. Paseo del Prado: 1 menina intervenida por  Eloy Morales
  7. Puerta Alfonso XII de El Retiro: 1 menina intervenida por Manolo Blahnik
  8. Plaza de Colón: 1 menina intervenida por  The 2nd Skin Co.
  9. Calle de Serrano esquina con calle Jorge de Juan: 1 menina intervenida por Laura Ponte

La herencia de Velázquez

Precio experiencia: 150 euros/pax  (máximo de 7 personas por ruta) *Incluye desplazamientos y entradas al Museo del Prado (pueden ser reutilizadas en la tarde)

Horarios: 10:30 a 13:45 – sábados desde Gran Meliá Palacio de los Duques – domingos desde Gran Meliá Fénix

Compartir

Sin comentarios

Comenta