lactosa

La mitad de la población española padece intolerancia a la lactosa

La intolerancia a la lactosa es una enfermedad de elevada prevalencia pero de la que se tienen pocos datos reales. Por este motivo, la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD) y la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) han llevado a cabo una encuesta nacional entre especialistas en Medicina de Familia y del Aparato Digestivo con el fin de analizar el nivel de conocimiento y de manejo clínico de la intolerancia a la lactosa y comparar sus resultados. «La importancia de esta encuesta nacional es que por primera vez, nos permite saber qué piensan y qué percepción tienen de esta enfermedad los dos colectivos médicos implicados en su diagnóstico y tratamiento. Por un lado, el especialista en Medicina de Familia, primer profesional que atenderá al paciente y, por otro, el especialista en Patología Digestiva, a quien será derivado el mismo», explica el Dr. Francesc Casellas, uno de los impulsores de este estudio, especialista en Aparato Digestivo y experto de la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD). Este estudio ha sido publicado recientemente en la Revista Española de Enfermedades Digestivas (REED).

La intolerancia a la lactosa tiene una prevalencia entre un 30 y un 50 por ciento de la población y existe una creciente demanda por parte de la sociedad de información sobre la intolerancia a la lactosa y en especial de las consecuencias para la salud, por ejemplo, su relación con la osteoporosis. «Para tener una idea de la importancia que puede tener la intolerancia a la lactosa entre nuestros pacientes, basta pensar en el papel fundamental que la leche y los derivados lácteos tienen en nuestra dieta», recuerda el Dr. Casellas, «nos encontramos ante un problema real y del que cada vez somos más conscientes médicos y pacientes». «Existe una preocupación general creciente por las intolerancias alimentarias tanto a nivel poblacional como de los profesionales», añade la Dra. Pilar Rodríguez Ledo, segunda autora del estudio y responsable del Grupo de Metodología y Apoyo a la Investigación de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), «por una parte por su alta prevalencia pero sobre todo por la relación natural que se presenta en estas dolencias entre el inicio de los síntomas y la comida».

Compartir