FONTY EVOLUCIONA CON SU NUEVA APERTURA GASTRONÓMICA

La exquisita pastelería con “los mejores sabores de la capital” abre un nuevo local de cocina en pleno barrio de Salamanca.

Fonty, referente de la pastelería en Madrid y símbolo de calidad, personalidad y modernidad, se embarca en un nuevo proyecto en la calle Juan Bravo 41, donde amplía su carta con la cocina internacional y traslada su sello de identidad en cada rincón.

Con el objetivo de rescatar y plasmar la tradición de los mejores maestros, sus propietarios llegaban a Madrid abriendo su primer local en la calle Castelló. Tradición que reinterpretada con técnicas modernas ha convertido a Fonty en la pastelería más prestigiosa de la capital española.

Tras el éxito alcanzado, con su nueva apertura en la calle Juan Bravo trasladarán a este proyecto las influencias de cada uno de los lugares del mundo en los que han vivido.

Lo definen como un “restaurante informal”, que ofrece a diario un menú continental, abierto todos los días para desayunos y almuerzos. Sin dejar atrás las cenas, que se abrirá al público próximamente. Un lugar donde encontrar pinceladas de los tradicionales bistrós parisinos, que se mezclan con elementos industriales y que nos evocan otros locales más modernos, londinenses o neoyorkinos, y algunos detalles escandinavos. ¿Su plato fuerte? El brunch clásico Neoyorkino que ya se ha convertido en una excusa habitual para visitar el nuevo Fonty.

El alma de la marca, la chef checa Marie Valdez, que ya se ocupa de dirigir la cocina de Fonty en la calle Castelló, también se encargará de supervisar el nuevo restaurante, seleccionando cada ingrediente y los métodos que se utilicen para ejecutar cada receta. Una mezcla de café y restaurante donde optar a platos y otras comidas con la mejor materia prima y un servicio de sala profesional. Su carta ofrece platos diferentes y originales de la temporada para asegurar la mejor calidad.

El objetivo sigue siendo el mismo: que aquellos que entren se sientan como en casa y transmitir una atmósfera de modernidad y sofisticación.

Compartir