Fitness Mental, el nuevo entrenamiento que activa el cuerpo y estimula la mente

Ya lo decía el poeta romano en su famosa cita: “Mens sana in corpore sano”. Y es que el cuidado físico es importante, pero el entrenamiento del cerebro, también es indispensable. Ejercitar la mente y cuidarla con hábitos sanos es el plan ideal para lograr tener “una inteligencia viva”. Somos lo que heredamos, pero para desarrollar nuestro ingenio especial también influyen las vivencias, el entorno y las personas con las que convivimos. Y activando las neuronas se puede mantener una memoria y una agilidad mental envidiables, consiguiendo también una mejoría en el aspecto físico. Cuidando el cerebro se rejuvenece la salud.

Por ello, Fer González, maestra especializada en E. F. y subdirectora de Arsenal Femenino Madrid ha creado Fitness Mental. Con un máster en Gestión de Instalaciones Deportivas y una trayectoria de 28 años dedicada a las últimas tendencias del fitness, Fer González ha desarrollado este nuevo programa de entrenamiento que “activa el cuerpo y estimula la mente”. Una sesión de entrenamiento por intervalos en la que se van alternando actividad física con trabajo de estimulación mental. Y una muy buena opción para animar a nuestras madres a hacer ejercicio y entrenar sus capacidades cognitivas.

De esta forma se consigue de manera dinámica y divertida favorecer la estimulación cognitiva y mantener un buen nivel de condición física y la salud. Esta actividad ayuda a sentirse activo y con un espíritu joven, al mismo que frena el deterioro cognitivo pudiendo evitar el padecer enfermedades degenerativas como el Alzheimer y otras demencias”, explica Fer González, que vive en primera persona la enfermedad de su madre y lo que le motivó a investigar para crear esta actividad. Y es que el ejercicio físico y mental ayuda a mejorar las habilidades cognitivas: atención, memoria, intuición, concentración, tiempo de respuesta, razonamientos verbales o no verbales, etc. Fitness Mental es una actividad física dirigida a mejorar la recirculación de la sangre hacia el cerebro reduciendo los efectos del envejecimiento. Una nueva fórmula activa que tonifica el cuerpo y agiliza la mente.

Bienestar emocional y mejora de la autoestima

El coach de Fitness Mental ayuda a mejorar la calidad de vida de sus alumnos, proporcionando durante la sesión “bienestar emocional, mejora de la autoestima e independencia para tomar decisiones, capacidad de superación, desmitificar y desdramatizar ciertas situaciones, sentirse más joven y espíritu jovial y nuevas ilusiones de vida, evitando, por ejemplo, el “síndrome del nido vacío” (sobre todo mujeres”)”, explica Fer González.

Fitness Mental es un novedoso programa avalado por el neurólogo Pedro Luis Guardado, que explica que “el envejecimiento acarrea empeoramiento en dominios cognitivos como la atención, memoria, lenguaje y funciones ejecutivas. Estos déficits cognitivos tienen profundo impacto en las actividades de la vida diaria y la calidad de vida. Y es que estudios longitudinales demuestran declive de memoria desde los 30 años y del volumen de hipocampos. Por eso, actividades como el Fitness Mental pueden ayudar a combatir el envejecimiento cerebral, frenar la pérdida de memoria con el fin de evitar o retrasar la aparición de enfermedades que afectan al deterioro cognitivo”.

El doctor Guardado hace mucho hincapié en proteger nuestro cerebro y así reducir las chances de presentar deterioro cognitivo. De ahí, la importancia de tener hábitos que nos ayuden a mantener nuestro cerebro saludable, como es esta nueva actividad de Fitness Mental. “Además de las actividades mentales y la actividad física que aporta esta disciplina, se aconseja una alimentación saludable, controlar los factores de riesgo vascular como la hipertensión, la diabetes y el sobrepeso; un descanso adecuado y reducir el estrés”, apunta Pedro Luis Guardado. El doctor también explica que también influye “la reserva cognitiva, es que la capacidad que tiene nuestro cerebro para hacer frente a las diferentes agresiones que puede sufrir, y que está relacionada con factores como los años de educación, los ingresos, el trabajo y el ocio, y la complejidad de estos, etc”.

Evaluación de las capacidades cognitivas

La psicóloga Laura Pleguezuelos también explica los beneficios de este programa de entrenamiento cognitivo. “El cerebro es un músculo que necesita acción, y la Estimulación Cognitiva es una forma de “gimnasia mental” que tiene por objetivo ejercitar las distintas capacidades cognitivas. Con la edad, el funcionamiento mental o cognitivo se hace más lento y eso influye en capacidades como la memoria. Se precisa de más tiempo para procesar la información. Un deterioro que no afecta por igual a todas las personas y se debe a diferentes factores”, aclara Pleguezuelos. “La estimulación cognitiva, como la que se consigue practicando Fitness Mental, consiste en ejercitar las capacidades cognitivas existentes (memoria, lenguaje, atención, concentración, razonamiento, abstracción, orientación, praxias), con el objetivo de preservar y mejorar su funcionamiento o enlentecer el deterioro de ciertas funciones producido por algún tipo de proceso neurodegenerativo”, explica Laura Pleguezuelos.

Y previo a comenzar la actividad de Fitness Mental, hay que realizar una evaluación de las capacidades cognitivas: “Para un correcto desarrollo del programa Fitness Mental partimos de una valoración exhaustiva de las capacidades cognitivas de cada participante, que debe realizar una psicóloga especializada en entrenamiento y rehabilitación cognitiva, emplea pruebas neuropsicológicas estandarizadas, con fiabilidad y validez aprobadas, y tiene una duración aproximada de una hora”, aclara Pleguezuelos

Sesiones de 60 minutos con intervalos de 10

Las sesiones de Fitness Mental son de 60 minutos y la metodología de intervalos de 10 minutos entre actividad física y estimulación cognitiva. De esta forma se consigue de manera dinámica y divertida favorecer la estimulación cognitiva y mantener un buen nivel de condición física y la salud:

  1. 10 minutos de trabajo aeróbico de resistencia cardiovascular. Coreografiado o no, y con trabajo aeróbico en máquinas, cintas o bicis elípticas.
  2. 10 minutos de estimulación cognitiva, con fichas de memoria, lenguaje, concentración, cálculo, intuición y creatividad.
  3. 10 minutos de movilidad articular, control corporal y equilibrios, con actividades como pilates, yoga, taichí, body balance, corrección postural…
  4. 10 minutos de trabajo de estimulación cognitiva, con nuevas fichas de memoria, lenguaje, concentración, cálculo, intuición, creatividad y mandalas. Teniendo en cuenta que tras la sesión completa de Fitness Mental han tenido que rellenar fichas de todos los contenidos citados.
  5. 10 minutos de trabajo de Fuerza. Mancuernas, balón medicinal, gomas y entrenamiento funcional.
  6. 5 minutos de trabajo de estimulación cognitiva, con juegos de puzle, rompecabezas, juegos de mesa, a través de las cuales se potencian las capacidades de atención, memoria, cálculo, diversión y relación social. Y para finalizar las fichas de mandalas.
  7. Se termina con estiramientos finales.

Una actividad que tiene objetivos de diferentes tipos:

A nivel físico: Mantener y/o mejorar tono muscular, resistencia cardiovascular, movilidad, coordinación y equilibrio.

A nivel cognitivo: Estimular y mantener las capacidades cognitivas preservadas, como la orientación temporal-espacial, la atención, percepción auditiva y visual, lenguaje, memoria sensorial e inmediata, las praxias, sobre todo de tipo gestual.

A nivel psicológico: Prevenir y/o disminuir trastornos psicológicos que pueden afectar al estado de ánimo o al comportamiento, así como minimizar el estrés.

A nivel funcional: Fomentar y mantener la autonomía de la persona en las actividades básicas de su vida diaria.

A nivel social: Se fomenta la interacción con otras personas, con la posibilidad de crear nuevas redes sociales.

Un entrenamiento en el que también hay que tener en cuenta la nutrición y llevar una alimentación saludable, ya que se ha comprobado que algunos alimentos pueden influir sobre la posibilidad de desarrollar alzhéimer. Para ello, se recomienda:

  1. Incrementar el consumo de alimentos monoinsaturados “buenos” como nueces, cacahuetes, almendras, pistachos, aguacates, canela o aceitunas; poliinsaturados como Omega 3 y alimentos de hojas verdad; otros nutrientes como la vitamina E, presente en germen de trigo, cereales con cáscara, hojas verdes, nueces; vitamina B12 en productos animales; vitamina B9 (ácido fólico) en alimentos tales como judías, vegetales verdes, naranjas.
  2. Reducir el consumo de carnes rojas, alimentos refinados, mantequillas y grasas derivados de lácteos.

Compartir