Fibrilación auricular, mayor riesgo cardiovascular para mujeres que para hombres

  • Así se desprende de un estudio recientemente publicado en British Medical Journal, que demuestra que la fibrilación auricular (FA) aumenta un 55% más el riesgo de sufrir un evento cardiaco en las mujeres que en los hombres. De igual modo, las mujeres con FA tienen un 12% más de riesgo de mortalidad general, dos veces más riesgo de infarto y de mortalidad por causa cardiovascular, y un 16% más de probabilidad de fallo cardiaco en comparación con los hombres
  • Aunque no están claras las causas, los autores del estudio apuntan a la posibilidad de que las mujeres hayan estado peor tratadas, además de tener una peor respuesta al tratamiento antiarrítmico 
  • En España, según el estudio OFRECE, hay más de un millón de pacientes con FA, de los que más de 90.000 están sin diagnosticar. Habitualmente la enfermedad se presenta sin síntomas, por esta razón, la Fundación Española del Corazón (FEC) recuerda la importancia de una revisión médica anual
  • La FEC recomienda controlar la hipertensión como principal factor de riesgo, además de otros factores que favorecen la FA, como el sobrepeso y la diabetes. Siguiendo las directrices de la American Heart Association, insta a considerar especialmente el sexo femenino como factor de riesgo a la hora de decidir el tratamiento de la FA

A raíz de un estudio recientemente publicado en British Medical Journal, la Fundación Española del Corazón (FEC) quiere concienciar del mayor riesgo cardiovascular que supone para la mujer padecer fibrilación auricular (FA).

La FA es el tipo de arritmia más frecuente y una de las enfermedades cardiovasculares más prevalentes en el mundo. Según el estudio OFRECE, en España, más de un millón de personas padecen FA, de las que más de 90.000 están sin diagnosticar. Cada año, aparecen unos 100.000 casos nuevos. Por sexos, se trata de una enfermedad que afecta prácticamente igual tanto a hombres como a mujeres.

El estudio Atrial fibrillation as risk factor for cardiovascular disease and death in women compared with men: systematic review and meta-analysis of cohort studies, mediante un metaanálisis que ha revisado 30 estudios y ha incluido a 4.371.714 pacientes, ha descubierto que los efectos de la FA tienen mayores consecuencias en las mujeres que en los hombres. Así, en las mujeres, la FA supone un riesgo de evento cardiaco un 55% mayor que en los hombres, y un 12% mayor de mortalidad por cualquier causa. Además, las mujeres también tienen el doble de riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular, un 16% más de riesgo de fallo cardiaco y dos veces más riesgo de infarto que los hombres con la misma enfermedad. Las causas de estas desigualdades no están claras, aunque los autores del estudio apuntan a las diferencias fisiológicas entre ambos sexos, ya que las mujeres tienden a responder peor al tratamiento antiarrítmico. Además, las féminas parecen tener un peor control de la FA.

El Dr. Nicasio Pérez, presidente de la Sección de Electrofisiología y Arritmias de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y miembro de la Fundación Española del Corazón (FEC), opina que, “aunque en fibrilación auricular ya se consideraba el sexo femenino como un factor de riesgo, ahora tenemos un estudio robusto, con más de cuatro millones de pacientes, que pone de manifiesto que la fibrilación auricular tiene una connotación significativamente peor en mujeres que en hombres. Esto nos hace pensar que quizá deberíamos ser más exigentes de lo que lo estamos siendo con los programas de detección y tratamiento de la fibrilación auricular en mujeres.

La FA es a menudo una enfermedad asintomática, que se detecta en controles rutinarios. Por ello, “es importante no faltar a las revisiones anuales y realizarnos un estudio completo cuando aumentemos nuestra actividad física. Además, hay que estar atento a los posibles síntomas de la fibrilación auricular, como palpitaciones, falta de respiración o debilidad, y acudir al médico si aparecen”, recuerda el Dr. Pérez. “Sobre todo, porque la mujer tiende a priorizar antes asuntos familiares y laborales que su propia salud.”

En cuestión de prevención de esta enfermedad, el Dr. Nicasio Pérez explica, “tenemos menos evidencias sobre prevenir la fibrilación auricular que sobre prevenir, por ejemplo, la cardiopatía isquémica. Pero sabemos que hay factores que la favorecen, como el sobrepeso, la diabetes y, especialmente, la edad avanzada y la hipertensión arterial.” Por ello, la FEC quiere recordar la importancia de controlar muy bien la hipertensión arterial, ya que es el factor que más influye en el desarrollo de FA, además de la edad, el sobrepeso y diabetes. Entre el 30% y el 45% de la población española tiene la presión arterial alta, y menos de la mitad de los que conocen su situación la tienen bien controlada.

Desde la FEC, siguiendo las recomendaciones de la American Heart Association, se insta a dar más importancia al género a la hora de valorar el tratamiento para los pacientes con FA. Dado que se ha demostrado que las mujeres toleran peor los antiarrítmicos y tienen un mayor riesgo per se, se recomienda individualizar la elección del tratamiento, así como la anticoagulación ante un caso de fibrilación auricular.

Compartir