smartphonefitness

Escoger un smartphone siendo usuario fitness

Existen mamás modernas que además de trabajar hacen deporte. También hay ejecutivos fanáticos del bienestar físico y están aquellos que no corren pero caminan y evitan el sobrepeso.

El tema del fitness y el cuidado de la salud no es algo poco relevante en la industria de la telefonía móvil. Lo saben bien los fabricantes y por eso cada vez más lo van incorporando en sus diseños. Es tendencia. Para comprobarlo basta con revisar las cifras que arrojó un estudio que realizó la empresa Citrix . Según revelaron, el 78% de usuarios utiliza alguna aplicación de salud en su móvil, versus 39% registrados en el 2013.

Podría pensarse que basta con buscar en la tienda de aplicaciones del smartphone las Apps más populares para el cuidado de la salud. Pero no es así. Existen muy buenas apps fitness, casi tan buenas que igualan a un reloj de pulsera especializado en la materia, pero ellas por si solas no hacen la magia.

Es indispensable además tener un buen hardware que le pueda sacar provecho. Para empezar el smartphone debe tener un GPS de buena calidad, un procesador potente, pantalla medianamente grande y sensores apropiados.

Hoy en día los smartphone de gama media alta y premium son más costosos no solo porque tienen un diseño elaborado y responden a una marca de prestigio, sino porque compiten entre ellos en términos de calidad. Estos equipos no solo incorporan varios procesadores para distintas funciones sino que traen sensores finos que permiten captar los movimientos al detalle y nos posibilitan tener un registro más exacto de la actividad desplegada. ¿Cómo puedo saber si el equipo que me están ofreciendo me servirá para medir mis actividades deportivas? Preguntando directamente al vendedor. Eso sí, como bien sabemos que los vendedores, con tal de vender, pueden decirte sí funciona, aquí prima la astucia: debemos pedir que nos instale la app y probarla mirando si registra los movimientos en forma adecuada. No vaya ser que, el entusiasmo nos juegue en falso y terminemos comprando algo que sea muy bueno para otras funciones, pero no para el fitness.

Compartir