adaptacionniños

¿Es necesaria la adaptación escolar en educación infantil?

La incorporación al trabajo, la vuelta al cole de los niños, los reencuentros con la vida cotidiana… Septiembre está cargado de actividad y también de cierto nerviosismo por parte de muchos padres que tienen que hacer ‘encaje de bolillos’ para adaptar su horario laboral al periodo de adaptación que se establece en la mayoría de las escuelas y centros educativos infantiles.

El objetivo es facilitar una transición importante a estas edades.Los niños se enfrentan a nuevos espacios, tiempos, materiales, personas… Se trata de un contexto diferente, en el que dejan de ser el centro de atención, que es a lo que están acostumbrados en casa.

También es cierto que no conviene someter a los niños al horario completo en septiembre. Lo ideal serían unas cinco horas para después, comenzar definitivamente con la jornada completa. Esto les ayudará a establecer una imagen positiva de la escuela.

En cuanto al desajuste que pueda producir esto en la familia por la incompatibilidad con los horarios laborales de los padres, los psicólogos recomiendan intentar no trasmitir ese nerviosismo y ansiedad a los hijos, porque ellos lo perciben y lo reflejan todo.

Compartir