El sobrepeso y la obesidad afecta a la fertilidad

Numerosas investigaciones demuestran que el sobrepeso está directamente relacionado con determinados problemas de fertilidad tanto masculina como femenina.

Una mujer con un IMC de 35 tiene hasta un 26% menos de posibilidades de tener un embarazo espontáneo que aquellas mujeres que presentan un peso saludable.

Por contra, la pérdida de peso supone una mejora de los obstáculos para ser madre. Las pautas básicas para la pérdida de peso son claras: unos hábitos alimenticios adecuados y controlados lado y realizar algún tipo de actividad física de forma regular por el otro. Sólo de esta forma una mujer puede perder peso y mantener estable su metabolismo y su ciclo menstrual, evitando desórdenes hormonales que inciden en la fertilidad de la mujer.

Leer más en el último número de MASS Bienestar.

Compartir