diabetes

El control del peso es clave para tratar la diabetes tipo 2

El control del peso corporal es una pieza «clave» para la prevención y tratamiento de la diabetes tipo 2. Y es que, tal y como ha recordado la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), más de la mitad de los pacientes con diabetes tiene obesidad. En este sentido, y con motivo de la celebración de los «Encuentros de Otoño en DM2», los expertos han destacado la importancia de detectar y vigilar el perímetro de la cintura. «Ya está demostrado que si se logra una reducción de peso corporal, acompañada de otras medidas higiénico dietéticas, estilos de vida saludable, conseguimos una reducción en el desarrollo de la diabetes (igual o superior a la obtenida con tratamiento farmacológico)», ha añadido el coordinador científico de la jornada, Carlos Miranda. En los pacientes diabéticos, señalan los expertos, estas   intervenciones no farmacológicas tienen especialmente eficiencia si se dan con un enfoque individualizado y multidisciplinar, partiendo de la base de estilos de vida saludable, con ejercicio adecuado a   cada persona y una dieta equilibrada que contemple la disminución del aporte energético para reducir peso, pero con objetivos asumibles para evitar la desmotivación y asegurar la adherencia terapéutica. Y ello, tal como explica este experto, porque bajar de peso les supone múltiples beneficios. «Por un lado la pérdida de peso disminuye considerablemente la resistencia a la insulina y facilita  por tanto el control glucémico, pero además, y más allá de que también mejora los factores de riesgo cardiovascular, es reseñable que la pérdida de peso consigue que podamos retrasar la introducción de tratamiento farmacológico hipoglucemiante», ha aseverado. El responsable del Grupo de Diabetes de la SEMG ha añadido también que si se suma la modificación de los estilos de vida se incrementa las posibilidades de remisión y mejoran en mucho otros parámetros (como las apneas, los síntomas depresivos o incluso la disfunción eréctil o la incontinencia, en gran medida asociados todos ellos a la obesidad), además de reducir la morbilidad.

Compartir