Colesterol

EL COLESTEROL ALTO: UN MARRÓN

De los 7 factores que condicionan el riesgo de sufrir un Evento Cardio-cerebro Vascular (ECV): edad, diabetes, hipertensión, sobrepeso, vida sedentaria, tabaquismo y colesterol, el colesterol es  el mas importante.

El colesterol es un grasa natural que sintetiza el hígado, aunque también podemos ingerirla en la dieta.

Hablamos de hipercolesterolemia, cuando el colesterol total se encuentra por encima de 200 mg/dl, en dos análisis seguidos con al menos 7 días de diferencia. Niveles altos de colesterol son responsables de la ateromatosis o ateroesclerosis, es decir, el deposito de placas de colesterol en los vasos sanguíneos, que conlleva endurecimiento de las arterias y oclusión. El deposito también  puede ser de triglicéridos.

Las placas de grasa producen la rotura del vaso sanguíneo seguido de hemorragia y/o de formación de coágulos de sangre, que pueden provocar un evento cardio-cerebro vascular: angina, infarto de miocardio, aneurisma, ictus, hemorragia cerebral, trombo embolismo, hipertensión arterial, arteriopatía periférica, e isquemia en el aparato digestivo o renal.

Algunos estudios lo relacionan con las demencias y el Alzheimer.

La patología benigna derivada de la mala circulación, comomareos, o zumbidos de oídos, se relaciona con el aumento del colesterol.Pero en la mayoría de los casos es asintomático, hasta que se produce el ECV.

En los análisis, se mide el colesterol total y sus fracciones, que se conocen por sus siglas en inglés, según su densidad:HDL (High), LDL (Little) y VLDL (Very Little). El HDL es al que llamamos “colesterol bueno” y el LDL es el “colesterol malo”.

Es importante conocer las cifras de colesterol. Lo correcto es realizar el análisis  con 12 horas de ayuno previo a la determinación.

En menores de 40 años, si el primer control es normal, se debe repetir la analítica cada 5 años, los menores de 45 cada 2 años y a partir de los 45 medirlo cada año, junto con la glucosa.

Tenemos riesgo de sufrir un ECV si el colesterol total es mayor de 200 mg/dl, y/o el LDL es mayor de 100 mg/dl y/o el HDL es menor de 50 mg/dl.

En España, el 60% de la población presenta un colesterol por encima de los 200 mg/dl y el 20% tiene cifras superiores a 250 mg/dl.

Si encontramos valores altos de colesterol hay que hacer un análisis completo para asegurar que además no hay diabetes, hipotiroidismo, enfermedades hepáticas o insuficiencia renal, y realizar un perfil lipídico, para conocer si nos encontramos ante un caso de hipercolesterolemia familiar.

El estudio individual, con los antecedentes familiares, nos dirá el riesgo que tiene el paciente, de sufrir un evento cardio-cerebro vascular.

Si el colesterol es ligeramente superior a 200mg/dl y/o el LDL ligeramente superior a 100 mg/dl, lo indicado es seguir hábitos cardiosaludables y repetir el control analítico en 3 meses y evaluar.

También hay que determinar los triglicéridos, esto es especialmente importante en el caso de las mujeres, las cifras deben ser menores de 110 mg/dl.

Si no se ha corregido, hay que valorar iniciar tratamiento farmacológico.

En cifras intermedias de colesterol o elevadas, hay poner medicación: Si el LDL es mayor de 130, se debe iniciar un tratamiento con estatinas. Si está entre 100 y 129, dependerá de las cifras de HDL y de TG.

En todos los casos, se deben mantener las recomendaciones generales sobre el estilo de vida y las dietas saludables:

  • Reducir el consumo de grasas saturadas, que deben ser menos de un 7% de la ingesta calórica total y aumentar el consumo de fibra (20-30 g/día).
  • Si hay sobrepeso, disminuirlo progresivamente, hasta que el índice de masa corporal (peso en kg dividido entre el cuadrado de la talla en metros) sea menor de 25.

Hacer ejercicio físico regular e isotónico, alcanzando en un 60-80% la frecuencia cardíaca máxima, 3 días por semana y durante al menos 30 minutos seguidos.

Compartir