El Dr. Pierre Nicolau revela por qué las bacterias intestinales controlan nuestro apetito

El Dr. Pierre Nicolau revela por qué las bacterias intestinales controlan nuestro apetito y cómo evitarlo. Aconseja estudiar cada caso para que el paciente siga una dieta personalizada y adaptada a sus necesidades.

Aunque muchas personas lo desconocen, en los intestinos viven más de 100 billones de bacterias. Varios estudios han demostrado que esta microbiota intestinal es clave para la salud; puede modificar el comportamiento y tiene un efecto directo en los hábitos de alimentación, por lo que representa un papel fundamental a la hora de controlar el peso.

Así lo confirma el Doctor Pierre Nicolau, especialista en cirugía plástica y medicina estética, quien da algunas pautas a seguir para poder modificar las bacterias intestinales del organismo y así controlar la dieta.

  • Acudir a un centro especializado donde realicen un estudio de los hábitos alimentarios del paciente. Muchas personas buscan mejorar su silueta llevando una dieta saludable, sin embargo, no siempre se siguen los métodos más adecuados. Por ello el doctor Nicolau insiste en la necesidad de hacer un análisis a fondo y establecer una rutina personalizada para cada paciente. El doctor explica que “En la clínica Dr. Pierre Nicolau lo que hacemos es un estudio que examina los hábitos de la persona, lo que ingiere realmente. Realizamos una encuesta alimentaria al paciente o la paciente donde anota, durante una semana, todo lo que come. Esto nos da una idea precisa de lo que el cuerpo pide y, por tanto, de lo que las bacterias quieren consumir”. De esta manera, se podrán ir cambiando poco a poco las rutinas de la persona y, como consecuencia, su microbiota intestinal.
  • Evitar la bollería industrial y los edulcorantes artificiales. Después de haber estudiado el caso, el Dr. Pierre Nicolau explica que el siguiente paso es “proponer cambios de hábitos alimenticios hacia un mejor estilo de vida, donde se introducen alimentos que cambien la flora y así reducir la necesidad de comer alimentos nocivos”.
  • Ingerir alimentos que favorezcan las bacterias intestinales. Los lácteos, las frutas y las verduras, las legumbres, los frutos secos o el aceite de oliva virgen extra, entre otros alimentos, nos ayudan a cuidar nuestra flora intestinal. Aun así, el Doctor Pierre Nicolau recuerda que “es necesario personalizar la dieta de cada persona y estudiar tanto sus circunstancias personales como posibles patologías que pueda tener para definir su alimentación”.
  • Contar con la supervisión de un médico. El doctor destaca que, en este proceso, “el papel del especialista es básico, ya que es quien acompaña al paciente y le indica cuál es la mejor manera de proceder según su caso”. Los resultados de la encuesta alimentaria, junto con la experiencia del médico, ayudan a que el tratamiento sea mucho más eficaz y consiga unos resultados mucho más óptimos. “Hay personas que han probado por su cuenta todas las dietas que han ido leyendo y esto puede llegar a causar problemas de metabolismo y enfermedades. Muy a menudo, las dietas que se aplican no son malas, pero simplemente no se llevan a cabo de forma adecuada”, añade.
  • Tomar probióticos. La toma de antibióticos y laxantes a veces puede dañar la flora intestinal. Por eso es importante tomar suplementos probióticos durante un tiempo que nos ayuden a poblar los intestinos y mejorar su composición.
  • Tener paciencia y no esperar resultados inmediatos. Cambiar nuestra microbiota intestinal puede ser rápido porque las bacterias tienen una gran capacidad de adaptación. Aun así, no es recomendable hacer dietas demasiado severas y en cortos periodos de tiempo; todo cambio del comportamiento alimentario debe pues tener una duración mínimo de 1 año. Por ello, Nicolau recomienda no esperar resultados inmediatos sino contemplarlo como una inversión a medio-largo plazo.

El Doctor insiste en la importancia de mantener los hábitos saludables y asegura que “es la clave del éxito de los tratamientos”. Aun así, Nicolau afirma que “al cambiar la flora intestinal va a resultar más fácil el cambio de alimentación, pero no consiste en que te cambien la flora intestinal y que ya puedas comer de todo sin engordar. Si vuelves a comer comida basura, dulces en exceso y otro tipo de alimentos, tu flora volverá a empeorar”.

Para finalizar, el especialista recuerda que, antes de realizar cualquier dieta, todas las personas que quieran controlar su peso de forma saludable se dirijan a cualquier otro centro médico especializado para que le realicen un análisis de sus hábitos alimenticios y le propongan un tratamiento acorde con sus necesidades. Nicolau recuerda que “su salud está en juego”.

Compartir

Sin comentarios

Comenta