5315473281_d5838dd9e5_b OK

Diez consejos para aliviar los síntomas del resfriado

El resfriado o catarro común es la enfermedad leve más extendida en el mundo, dado que se estima que una persona sana puede padecer entre dos y tres resfriados de media al año. Muchos de estos casos se producen en esta época del año, en otoño, cuando el frío y la humedad favorecen la supervivencia de los virus y las condiciones meteorológicas incitan a las personas a permanecer bajo techo, lo que aumenta el riesgo de contagio.  Como recuerda la doctora Aurora Garre, asesora médica de Cinfa, el resfriado es “una infección aguda del tracto respiratorio, generalmente de origen viral, que no produce fiebre alta y que cursa con inflamación de nariz, senos, laringe, tráquea y bronquios”. Con frecuencia, se inicia con dolor de garganta y llega acompañado de malestar general, cefalea, tos, congestión nasal, secreciones y fiebre leve. Estos síntomas se desarrollan de manera progresiva y suelen durar una semana, aunque la tos puede persistir por más tiempo.

Según la  doctora, “en el caso del catarro, la mejor recomendación es armarse de paciencia y esperar a que pase, pues no existe ningún tratamiento para curarlo más rápidamente. La enfermedad desaparecerá espontáneamente pasados unos días, aunque sí pueden seguirse una serie de consejos que aliviarán sus síntomas y harán más llevadera la convalecencia”.

  1. Hacer el mayor reposo posible. Durmiendo al menos 7 horas diarias, especialmente si se presenta fiebre. De esta forma, permitiremos a nuestro organismo recuperar fuerzas.
  1. Mantener el ambiente cálido y sin excesiva humedad. Para evitar que se agraven los síntomas, puesto que los virus responsables del catarro prefieren el frío.
  1. Lavarse las manos con frecuencia. Debemos hacerlo habitualmente con agua y jabón durante al menos quince segundos y prestando especial atención a la zona entre los dedos y debajo de las uñas.
  1. Alimentarse adecuadamente. Se recomienda una dieta abundante en frutas y verduras, ya que son fuentes de vitaminas y minerales que ayudan al cuerpo a desarrollar sus propias defensas.
  1. Beber gran cantidad de líquidos. Puesto que ayudan a eliminar la mucosidad, previenen la deshidratación y alivian el dolor de garganta.
  1. Dejar de fumar y evitar los ambientes con humo ya que irritan todavía más nuestra garganta y mucosas.
  1. Realizar aspiraciones de agua con sal o vahos de eucalipto. En los casos en los que suframos también congestión nasal, podemos limpiarnos la nariz con agua con sal para facilitar la salida de la mucosidad, o realizar vahos, que tienen acción expectorante y nos ayudarán a eliminar las flemas.
  1. Hacer gárgaras con agua caliente con limón y miel. Su acción emulgente ayuda a calmar el dolor de garganta.
  1. Consultar al farmacéutico y evitar la automedicación. Existen fármacos como antigripales, descongestivos, o analgésicos, que pueden ayudarnos a aliviar los síntomas del catarro.
  2. Cuidado con los antibióticos. Es muy importante que no se tomen antibióticos por cuenta propia: además de que no son efectivos contra el catarro, ya que este está causado por virus y no por bacterias, el hecho de utilizarlos de manera incorrecta o frecuente puede hacer que nuestro organismo se haga resistente a ellos.

 

 

Compartir