ThinkstockPhotos-483123712

Diez claves para un desayuno saludable

Para empezar bien el día, necesitamos alimentarnos adecuadamente por las mañanas. El desayuno es la comida más importante, además de imprescindible, para ayudar al cuerpo a funcionar con mayor efectividad y rendir satisfactoriamente durante toda la jornada. La dietista-nutricionista Paloma Vicent, asesora de Granini, recomienda diez pautas básicas para un desayuno saludable:

  1. Debe aportar los nutrientes necesarios para afrontar la jornada: el desayuno es una de las comidas más importantes del dáa, por lo que debe contener las vitaminas y minerales queanecesitaremos para empezar con energáa y favorecer la concentración.
  1. Incluye frutas, vegetales, lacteos y cereales: estos alimentos no deben faltar en un desayuno completo y equilibrado, con la posibilidad de repartirlos entre el desayuno y la media mañana.
  1. Adáptalo a la temporada: es recomendable que el desayuno incluya alimentos propios de la época del año en la que nos encontremos, ya que mantienen mejor sus propiedades nutricionales y organolepticas: sabor, aroma, textura. La llegada del calor o la práctica de ejercicio, por ejemplo, implican un aumento de las necesidades hídricas, por lo que incluir frutas y zumos nos ayudara a reponer los líquidos que va usando nuestro organismo.
  1. Evita saltártelo: desayunar te ayudara a mantener un peso saludable, ya que evitara que tengas que recurrir, a media mañana a snacks u otros alimentos con un contenido calórico elevado. Así que nunca suprimas el desayuno de tu dieta: si quieres perder peso, revisa lo que comes y el ejercicio que hace.
  1. Tómalo pronto: lo mejor es que desayunes al poco tiempo de levantarte. No esperes a media mañana ya que el cuerpo necesita energía para arrancar y tienes que dejar un margen antes de comer.
  1. Dedícale un tiempo: si hace falta levántate unos 15 minutos antes para poder desayunar tranquilamente. En un cuarto de hora puedes tomar un desayuno completo y saludable. Siéntate mientras lo tomas y mastica bien.
  1. Planifícalo: si tienes poco tiempo por la mañana, puedes dejar medio listo tu desayuno la noche anterior. Prepara la fruta (puedes dejarla ya lavada o cortada), el bol de cereales, el pan para tu bocadillo, etc.
  1. Si te cuesta organizarte, llévatelo: opta por alimentos que puedas llevarte cómodamente, como alguna pieza de fruta o un zumo, un yogur bajo en grasa y cereales integrales.
  1. Elige un tentempié saludable para media mañana: para evitar llegar con demasiada hambre a la comida, tómate una pieza de fruta, un zumo o un yogur a media mañana.
  1. Compleméntalo con ejercicio: combina un desayuno equilibrado, variado y suficiente con actividad física moderada y regular.

Más información aquí.

Compartir