CÓMETE EL MAR ESTE VERANO

Aunque ya existen las huertas submarinas no vamos a hablaros de ellas. No vamos a abordar la compra de productos procedentes de invernaderos acuáticos, en los que los alimentos están protegidos de la luz solar 24 horas en climas desérticos.

De lo que se trata es de realizar una selección de productos procedentes del mar y que reúnan los nutrientes necesarios para “sobrevivir” a los rigores del verano. Para el experto en nutrición, Ata Pouramini , las características de dichos alimentos deben adecuarse en primera instancia al función de hidratar, a la vez que aportan energía y pocas calorías.

Así, el autor de Tú eres tu medicina ha elaborado esta lista de la compra en la que no sólo hará falta visitar las pescaderías y marisquerías, sino también tiendas especializadas en producto asiático y gourmet para buscar uno de los ingredientes de moda: las algas.

Estos vegetales del mar se han ido introduciendo en nuestra vida gracias al fenómeno de la restauración asiática, sobre todo a través de la cocina japonesa, coreana, y china. Son alimentos ligeros, nutritivos y nada calóricos, que, además, adornan los platos y contribuyen a variar nuestro menú en sabor y color.

Ricas en proteínas, vitaminas y minerales, aportan, sobre todo, fibra, calcio y hierro y se les relaciona con menores niveles de tensión arterial. Su alto nivel proteico las hacen ideales para una dieta vegana.

  1. Por comenzar con producto nacional, Pouramini recomienda preguntar en tiendas de salud natural y mercados por la lechuga de mar, que se recoge en costas españolas, en el Atlántico y en el mar Mediterráneo, entre otros lugares. Es un alga muy rica en Omega 3 y en proteína, que destaca asimismo por sus altos niveles en calcio, yodo, magnesio y hierro. También hay que citar sus buenísimos aportes de las vitaminas A y B12. Su nombre botánico es Ulva Lactuca. Recomendada en ensaladas.
  2. Las algas rojas poseen también niveles saludables de hierro y se las conoce por ser buenos digestivos naturales. En la cocina internacional se emplea con frecuencia la llamada Agar- Agar, por sus propiedades para gelatinizar recetas. En realidad aporta poco sabor , pero consigue la textura necesaria para sopas, geles e incluso patés. Tiene mucha fibra y se recomienda para facilitar el tránsito intestinal. Ideal para acompañar o servir de alimento base en caldos fríos y cremas veraniegas.
  3. Wakame, el alga japonesa es la más popular. Se sirve de entrante en los restaurantes nipones y tiene grandes propiedades. Con una textura muy consistente y un sabor especial se sirve sola o en ensaladas de marisco, fundamentalmente pulpo y gamba, en su presentación en crudo. Hidrata, sacia y su aporte calórico es nulo.
  4. El pescado de temporada es siempre el mejor. Pouramini recuerda que durante los meses de julio y agosto se puede obtener en los mercados un gran producto a un gran precio. Es el caso de la sardina, un clásico veraniego. Hablamos de uno de los pescados azules con mayor concentración de lípidos saludables, el llamado colesterol bueno. Son ricas en vitamina E, un antioxidante que lucha contra el envejecimiento de órganos , tejidos y piel. La proteína junto con la gama completa de minerales ( fósforo, potasio, hierro, zinc magnesio y yodo) hacen de ella una fuente de energía sin apenas calorías.
  5. Otro pez de temporada es la caballa, también en el grupo de los llamados pescados azules, considerados cardiosaludables por su contenido en Omega3. Es una fuente de proteínas de alto nivel biológico y su nivel de vitamina B12 la hacen muy recomendable para viajes, sobreesfuerzos y fatiga, tanto física como nerviosa.
  6. Ostras, un pequeño aperitivo de producto marino siempre aporta los minerales saludables que nosenergizan, sobre todo mentalmente, a la vez que contribuyen a la sensación de frescor que nos pide el organismo. Ricas en agua, zinc, selenio y ácidos grasos Omega 3. Deliciosas.
  7. Sin embargo, si te encuentras en España, ya sabes que se asegura que es mejor no consumirlas en los meses en cuyo nombre no aparece una r, como es el caso de julio y agosto. En este caso, la opción se presenta como buena para los turistas en Francia, por ejemplo. Para quienes se encuentren en nuestras fronteras, el mejillón es lo indicado por su gran calidad y la variedad de recetas que de las que se va a poder disfrutar. Tienen un nivel proteico elevado y es ricos en selenio y vitamina C.
  8. Para los más pequeños, el pescado blanco recomendado es también conocido como Gallopedro o Pez de San Pedro. Ligero, nutritivo y muy bueno para hacer caldos o sopas de pescado que también son necesarias en verano si hablamos de alimentación infantil. Los niños agradecen algo caliente. La carne es menos fina y con más espinas que la del gallo común, pero aporta la energía y proteínas necesarias para una dieta completa.
  9. La merluza entra en temporada en agosto. Muy conocida por su gran calidad y altos precios, aporta escasas calorías y es un alimento considerado de dieta si se cocina de forma ligera, simplemente a la plancha o hervida con un poco de aceite y sal. Es rica en sodio, hierro y vitamina B12.
  10. Y por último, aunque sólo accesible a comensales con cierto poder adquisitivo, la lista incluye el plancton marino. No para comprarlo (se asegura que el precio del kilo puede llegar a los 3000 euros) sino para probarlo en un buen restaurante de la costa. Dicen que su sabor es exquisito y que aporta casi todos los nutrientes esenciales.

Ata Pouramini es director de Quiropractic Valencia. Orientador en salud, experto en nutrición y uno de los quiroprácticos más reconocidos. Estudió Nutrición en la Oxford Brooks University, es Licenciado en Ciencias Humanas, Master en Ciencias Quiroprácticas, Doctor en Quiropráctica  y miembro de la Asociación Española de Quiropráctica. 

Compartir