ThinkstockPhotos-487331940

Come niño, come

Comemos solo por apetito, porque casi ya nunca tenemos hambre. Satisfechos por haberla superado, ahora nos quejamos de que nuestros niños no comen. De hecho, el hambre es lo que incita a comer, el apetito a buscar determinados alimentos, la saciedad obliga a parar de comer. Y, así, el rechazo de alimento constituye la tercera demanda en frecuencia en las consultas pediátricas.

La educación alimentaria es la que generará los límites en la alimentación. El consumo excesivo de proteínas comprobado en nuestros niños pequeños, aumenta el riesgo de obesidad y problemas asociados. El Estudio Alsalma, desarrollado por Danone Nutricia, analizó los hábitos nutricionales de niños españoles entre 0 y 3 años. La ingesta media de proteínas en niños de entre 1 y 3 años era 4 veces superior a lo recomendado. Este consumo excesivo de proteínas parece aumentar el riesgo del futuro desarrollo de obesidad y enfermedades cardiovasculares (hipertensión, infarto de miocardio o ictus).

La paciencia y la perseverancia en el modo familiar de alimentación ayudan al niño a superar sus rigideces y miedos y a comportarse como el resto de la familia. Hay que informar con antelación a los padres que la aceptación de un nuevo alimento puede precisar numerosos intentos frustrados. Nunca deben tirar la toalla, sino probar a ofrecer pequeñas cantidades del alimento que rechaza 2-3 veces por semana, sin prisas ni forzamientos, pacientemente y sin miedos, hasta que llegue el momento de su aceptación.

El pediatra británico Ronald Illingworth de las respuestas erróneas en alimentación infantil señaló 7 grandes errores del aprendizaje alimentario:

  1. Distraer al niño para que coma: TV, lecturas, música.
  2. Intentar convencerlo o persuadirle: mediante premios o castigos.
  3. Intentar chantajearlo: si comes te daré…
  4. Forzarlo: obligarlo físicamente, metérselo en la boca…
  5. Amenazarlo para que coma: si no comes te pasará ..
  6. Que coma lo que quiera (“a la carta”): ¿qué quieres para comer? Y ahora si no, ¿qué comerás?
  7. Darle entre comidas: así, al menos, come algo…

Compartir