Cocina a ritmo de bossa nova en TAPIOCA

COCINA INTERNACIONAL HECHA EN CASA

  • Sus platos caseros de sabores internacionales, un ambiente relajado y una cueva semi oculta son las señas de este coqueto restaurante
  • En su cocina, con influencia brasileña por el origen de sus dueños, destacan platos como coxinhas, kibbes, bacalao y buenas carnes

El madrileño barrio de La Latina se convirtió hace tiempo en un referente para salir de picoteo, alternando varios locales y pidiendo, en la mayoría de sitios, pinchos, tapas y raciones para compartir. Por eso, la apuesta de Valvinei Souza (a quien todos llaman Nei) y Fabiana Souza de Assis, un joven matrimonio de Bahía (Brasil) que llegó a Madrid hace ya diez años, fue asentarse en un barrio tan gastronómico como este pero ofreciendo algo que pocos lo hacían: convertirse en un sitio de destino y no de paso, donde la gente comience su almuerzo y tenga la opción de merendar, tomarse una copa a media tarde, relajarse con una cachimba o tomar un café con una porción de sus famosas tartas.

1

Su carta refleja muchas de las influencias internacionales que dejaron los inmigrantes en Brasil, como kibes libaneses, samosas, falafel o hummus de la cocina árabe; foie flambeado con licor en alusión a la influencia francesa; ensaladas, arroces y pastas de las recetas italianas; y, por supuesto, buenas referencias brasileñas, como la coxinha de pollo (unas croquetas artesanas con rebozado de patata), bacalao a la portuguesa, salmón al maracuyá (tal y como se toma en Sao Paulo) o la famosa picanha, un corte típico brasileño muy tierno y sabroso. No faltan ricos platos de carne, cuya materia prima provee Grupo Norteños, como solomillo Wellington, carrillada de ternera glaseada o variadas hamburguesas de carne 100% de vacuno gallego. También cuenta con proveedores del barrio, como el panadero, que está situado en el Mercado de la Cebada, justo al otro lado de su calle, y quien trae el pan fresco y horneado cada día.

2

A esta trabajada carta, donde todo es home made, se suma una rica variedad de tartas que Fabiana elabora diariamente y que va variando en función de sus propias sugerencias, como tarta Sensación (chocolate negro y fresas naturales), tarta Duo Choco (chocolate blanco, chocolate negro, coco y ciruelas), brownie de banana o las más conocidas red velvet y tarta de zanahoria.

Rincones para no pensar

El restaurante Tapioca cuenta con tres espacios diferenciados: un recibidor con cómodos sillones vintage, un comedor repartido en dos áreas y una cueva en la planta baja. De toda su decoración se encargaron personalmente Nei y Fabiana, restaurando paredes y rescatando muebles de anticuarios, lo que le imprime un carácter muy personal y un ambiente familiar que da sensación de estar como en casa.

3

Además, toda su oferta gastronómica puede ir precedida o seguida de un momento de relax disfrutando de una cachimba o una caipirinha de fresa o maracuyá en la cueva, un espacio con capacidad para unas 30 personas, mucho más íntimo, donde las luces se atenúan y el tiempo se detiene.

Compartir