mitosrunning

Cinco mitos del running que deberíamos desterrar

Si eres de esos que piensan que cuantos más kilómetros mejor, o de los que piensa que las agujetas son perjudiciales, atento:

  1. Correr es perjudicial para las rodillas

Un estudio de 21 años de duración de la Universidad de Stanford demuestra que las rodillas de los corredores no tienen ni más ni menos probabilidad de sufrir artritis que las de los sedentarios. Las estadísticas recogidas encuentran menos casos de osteoartritis en corredores y menos casos de cirugía de cadera que entre los caminantes y sedentarios.

  1. Cuanto más kilómetros más en forma te pones

No siempre, en muchos casos aumentar el kilometraje simplemente aumenta el riesgo de lesión sin mejorar el rendimiento. Como mucho debes hacer un rodaje largo a la semana, suponiendo que estés preparando maratón o medio maratón, y siempre a un ritmo relativamente conservador.

  1. El ácido láctico es malo

Se genera cuando la intensidad del esfuerzo es muy elevada pero también tiene un papel importante como combustible, ya que se puede reciclar y de él se puede obtener energía. De hecho, los entrenamientos próximos al umbral anaeróbico enseñan a tus músculos a aprovecharlo.

  1. Estira antes de correr para calentar los músculos

Los clásicos estiramientos estáticos antes de una carrera no solo hacen poco por evitar lesiones, sino que pueden reducir tu rendimiento al disminuir la capacidad contráctil de tus músculos. Mejor que sea técnica dinámica, como skipping elevando rodillas y llevando talones a glúteos al trote, que también estiran y calientan tus músculos pero sin ‘adormecerlos’. Deja los estiramientos estáticos para el final del entrenamiento o competición.

  1. Correr con tiempo frío es malo para los pulmones

Si hace mucho frío y tienes ya un problema pulmonar o infección de vías respiratorias correr no te beneficiará, pero en caso contrario no hay problema, el aire frío no te dañará los pulmones ni te hará agarrar un resfriado.

Compartir