ThinkstockPhotos-483252258

Cambios sociales y culturales para prevenir la obesidad

Según los resultados del programa de salud Viasano, el centrarse en cambios de comportamiento individuales, sin perspectivas sociales, culturales, físicas, económicas y políticas más amplias, no es efectivo en la prevención de la obesidad

Durante los últimos 20 años, la prevalencia de obesidad, y de obesidad infantil en particular, ha aumentado en Europa y en la mayor parte del mundo, convirtiendo este tema en uno de los principales retos de salud pública del siglo XXI. Un estudio publicado en la revista científica Pediatric Obesity, evalúa ahora los efectos de VIASANO, un programa comunitario sobre la prevalencia de sobrepeso realizado en dos ciudades piloto en Bélgica.

El estudio compara los cambios en la prevalencia de sobrepeso y obesidad en un período de 3 años (de 2007 a 2010) en niños de 3-4 años y de 5-6 años en las ciudades piloto de Mouscron y Marche-en-Famenne, en Bélgica. La población comparativa englobaba a niños de las mismas edades y en los mismos cursos escolares de la totalidad de la comunidad francófona en Bélgica en 2007 y 2010. A este respecto, se ha detectado una tendencia hacia la reducción en la prevalencia del sobrepeso y sobrepeso más obesidad en las ciudades piloto en comparación con la población de control. En concreto, los resultados del estudio mostraron que la prevalencia de sobrepeso disminuyó en un 2%, la de obesidad en un 0,2% y la de sobrepeso más obesidad en un 2,2%.

La metodología VIASANO funciona desde una doble perspectiva, en línea con la metodología EPODE: dirigiéndose a la población local a través de técnicas de marketing social, utilizando canales de comunicación locales y dirigiéndose al entorno o la comunidad en colaboración con agentes locales. Los resultados de utilizar la metodología EPODE en Francia arrojan resultados prometedores. No obstante, muchos factores deben ser evaluados con más detalle, incluidos los efectos a más largo plazo y si las tendencias similares podrían confirmarse en otras ciudades participantes. La obesidad infantil puede causar problemas sociales, psicológicos y de salud, y puede estar asociada a la obesidad en edad adulta, con considerables cargas sanitarias y económicas a largo plazo.

Dado que la reversión de la obesidad es complicada, la prevención tiene una importancia crucial. Sin embargo, los datos sugieren que centrarse en los cambios de comportamiento individuales mediante la modificación de determinantes cognitivos solamente, sin perspectivas sociales, culturales, físicas, económicas y políticas más amplias, no es efectivo. Aunque las pruebas de estudios controlados no son concluyentes, los enfoques comunitarios con varios niveles para la prevención de la obesidad infantil son considerados como una buena práctica.

Compartir