Aladina, diez años cosechando sonrisas

Carolina Martínez, periodista vountaria de la Fundación Aladina, nos cuenta en este número de MASS Bienestar que 2015 está siendo un año importante para la fundación que preside Paco Arango, ya que se cumplen los diez años desde su creación. Una década en la que no ha dejado de crecer, de atender a niños enfermos de cáncer y a sus familias y de poner en marcha nuevos proyectos. Más de 1.700 pequeños se benefician cada año de alguno de los programas que desarrolla Aladina.

La fundación pretende que ninguno de estos pequeños guerreros se sienta solo ni un solo día. Gracias a los voluntarios y a los profesionales contratados por Aladina, los niños disponen de  talleres, juegos, programas de ejercicio físico, excursiones, campamentos de verano…

Aladina también presta especial atención al apoyo psicológico, tanto para los niños como para sus padres o hermanos. Un diagnóstico de cáncer es un duro golpe y toda ayuda es poca. Sus tres psicooncólogas ofrecen atención  personal y gratuita con el objetivo último de que  los pequeños nunca pierdan las ganas de luchar.

La fundación dedica un esfuerzo importante al apoyo material. Además de las inversiones propias, como el Centro Maktub para el trasplante de médula ósea o la creación de salas de juego, entre otros muchos proyectos, Aladina ofrece ayuda material a familias con escasos recursos en casos puntuales, como la compra de pelucas, sillas de rueda o prótesis.

Compartir