ThinkstockPhotos-522626224

¿ADICCIÓN AL BÓTOX?

VERDADES Y MENTIRAS SOBRE LA TOXINA ADORADA POR MEDIO MUNDO Y DEMONIZADA POR EL OTRO MEDIO

Renée Zellweger vuelve a ser noticia por las últimas imágenes en las que aparece con nuevos cambios estéticos. Hace dos años, la actriz ya sorprendió al mundo entero con su cambio radical en los Premios ELLE donde ella misma reconocía haberse realizado varias cirugías y tratamientos médico-estéticos y que está encantada con su nuevo aspecto. Independientemente de las opiniones de expertos y espectadores, cumplía la premisa básica del éxito de los tratamientos, que el paciente esté contento con los resultados.

Ahora, las últimas fotos muestran a la artista con una boca mucho más grande y voluminosa, así como una cara y cuello más tersos, y los medios lo achacan al bótox al que es “tan aficionada”.

Rene Zelweger

Lo cierto es que los tratamientos de medicina estética tienen una durabilidad determinada, de modo que pasado un tiempo poco a poco los rellenos se van reabsorbiendo y el efecto del bótox va disminuyendo, si el paciente quiere mantenerlos es necesario un mantenimiento. En su caso, creemos que puede haberse inyectado ácido hialurónico en los labios, vitaminas para iluminar y algo de bótox.

El secreto para conseguir un buen envejecimiento reside en adelantarnos al tiempo. Para ello, es imprescindible contar con un buen diagnóstico y asesoramiento de la mano de un experto médico estético.

En nuestra consulta hacemos hincapié en la importancia que tienen los tratamientos como parte de la prevención y no como última opción… de esta forma, necesitaremos poco producto e intervenciones mínimas para obtener grandes resultados.

Adorado por medio mundo y demonizado por el otro medio, el bótox es hoy en día el rey de los tratamientos estéticos y uno de los mejores aliados contra el envejecimiento, sin embargo, existen gran número de leyendas urbanas. Intentaremos despejar algunas de ellas y explicar sus distintas aplicaciones de la mano del Dr. Junco:

  • Sirve para prevenir futuras arrugas y para difuminar las existentes.
  • Los efectos dependen del grosor de la piel, de la fuerza del músculo y de la profundidad de las arrugas. Sin embargo, sus beneficios se aprecian a partir del tercer día y desaparecen después de 5 ó 6 meses.
  • Sirve en todo tipo de pieles, sin importar si se trata de un hombre o de una mujer.
  • No se debe inyectar en mujeres que se encuentren embarazadas.
  • No existe un máximo de sesiones recomendadas para una misma persona.
  • Es imposible que la cantidad máxima que habitualmente se utiliza (50-100 unidades por ampolla), desencadene un cuadro de botulismo en el paciente.
  • No se inyecta en la arruga sino en el músculo que la genera.
  • No debe inyectarse en todos los músculos de la cara sino estratégicamente y de manera personalizada en cada persona según su anatomía para así conseguir resultados totalmente naturales y no caras de porcelana.
  • El bótox más que paralizar lo que consigue es DEBILITAR temporalmente el músculo en el cual se inyecta.
  • Es un tratamiento rápido que no precisa anestesia previa y no interfiere con la vida laboral y social.
  • Se puede complementar perfectamente con las infiltraciones de ácido hialurónico, sustancia totalmente diferente, la cual sí se inyecta debajo de la arruga y cuya finalidad es dar volumen allí donde falte.
  • Las zonas más comúnmente infiltradas con bótox corresponden al tercio superior de la cara: frente, entrecejo y patas de gallo.
  • Otras indicaciones del bótox, son el tratamiento de las migrañas, la sudoración excesiva, espasmos musculares en cuello y ojos,…
  • No es cierto que sea una sustancia tóxica y nociva para la salud a pesar de heredar el nombre de toxina botulínica, al tratarse de una proteína purificada y sintetizada para fines saludables.
  • No es cierto que haya que esperar a tener muy marcadas las arrugas para empezar a tratarse con bótox sino que lo recomendable es empezar a partir de los 35 años.

Precio desde 150 euros por sesión.

Dr. Junco

Compartir