Vientre plano

7 trucos para conseguir un vientre plano

Existen una serie de pautas saludables con las que conseguir el flat-belly más deseado del verano, ¡y en poco tiempo!

¿Cuándo empieza y cuando acaba la Operación Bikini? Junio y julio son los meses de puesta a punto para las vacaciones, y agosto es la prueba de fuego. Pero si el tiempo se ha echado encima y seguimos queriendo optar por un vientre plano y deshinchado existen varias opciones: la primera es practicando ejercicio de forma regular y una buena alimentación; y la segunda, para quienes el término last-minute no sólo lo aplican en sus viajes, son estos remedios adicionales que funcionan de manera rápida y que Kaiku Sin Lactosa, la mayor gama de productos ligeros y digestivos del mercado, comparte. Siete trucos saludables que ayudarán a formar hábitos que faciliten la consecución de un vientre plano tanto a corto como a largo plazo.

  • Los DONT’S del vientre plano. Lo primero a tener en cuenta para conseguir un vientre plano ASAP es evitar ciertos alimentos de nuestro menú diario. Por ejemplo, los chicles, las bebidas con gas, platos muy grasos o fritos, y alimentos como el brócoli, la coliflor o las coles de Bruselas, puesto que son propensos a producir gases y malas digestiones.
  • Di SÍ a estas comidas. Como aliados nutricionales a la hora de conseguir un vientre liso exprés tenemos los lácteos sin lactosa que aseguran digestiones ligeras y combaten la hinchazón; el té negro que equilibra nuestros niveles de cortisol para luchar contra el estrés (el principal enemigo de un vientre plano saludable); el chocolate negro, que ayuda a una digestión pausada y es saciante; y los espárragos, los cuales contribuyen a un estómago menos hinchado por su poder diurético.
  • A quien madruga… Un estudio de Northwestern Medicine concluyó que aquellos que se despiertan en torno a las 11 de la mañana tienden a consumir, de media, 250 calorías más, la mitad de fruta y productos frescos, y el doble de fast food que la gente que se levanta antes: tres prácticas que favorecen digestiones más lentas y que pueden inflar la zona abdominal. Una práctica no reñida con conseguir las reglamentarias y adecuadas ocho horas de sueño: todo es saber organizarse.
  • Consejos de estilo. El truco más visual y motivador consiste en potenciar otras partes de nuestro cuerpo para lograr un efecto más simétrico, equilibrado y esbelto, a través de nuestra elección de ropa. Utilizar faldas, pantalones pitillo, y tops que dejen parte de los hombros a la vista crean un efecto armonioso y ayudan a aumentar el efecto “vientre plano”.
  • Guiarse por los colores. Una regla muy fácil de recordar: cuanto más llamativo sea el color de una fruta o vegetal, más posibilidades tiene de tratarse de un alimento positivo para eliminar toxinas y deshinchar así el vientre.
  • La postura lo es todo. Mantener la espalda recta contrarresta el “efecto michelín” que entra en conflicto con el vientre plano; pero además ayuda a eliminar la hinchazón. Un plus: los ejercicios respiratorios son uno de los básicos para mantener el vientre plano a largo plazo, y mantener la postura correcta es el primer paso para entrenar los músculos del abdomen.
  • Tomarse el tiempo en cada bocado. Otro buen consejo es ayudar al estómago y hacer que trabaje menos. Para ello, cuanto más procesada llegue la comida, más fácil será conseguir un vientre plano y absorber los nutrientes adecuados. Según un estudio de la universidad china de Harbin, lo ideal sería masticar cada porción hasta 40 veces.

Compartir