10 trucos para elaborar la auténtica pasta italiana

Cocción al dente y combinar de forma ideal tipos de pasta y salsa son algunos de los principales consejos de los cocineros de la Academia Barilla

La Academia Barilla es el primer centro internacional dedicado a la difusión, promoción y desarrollo de la cultura gastronómica italiana en el mundo

Los hogares españoles son grandes consumidores de pasta, ya que se calcula que, el consumo habitual de este alimento por persona asciende a más de 4 kilos (*) al año. La pasta es una de las bases de la dieta mediterránea y está considerada como uno de los alimentos más equilibrados y saludables, preparándose al menos dos veces por semana.

Lo cierto es que, para elaborar un plato de pasta logrado como en su país de origen y respetando el producto, son necesarias algunas claves que lo convertirán en el plato estrella de la dieta mediterránea. Grupo Barilla, líder en el mercado mundial de pasta que comercializa en España pasta y salsas de la marca Barilla, ofrece las claves para preparar este alimento como un chef tradicional y adentrarse en la cultura gastronómica de la cocina italiana de verdad.

La pasta está integrada en la gastronomía tradicional española desde hace siglos. Gracias a estos consejos, los españoles tendrán una guía que les ayudará a diferenciar su materia prima de calidad, saber cocinarla y sacarle el mayor partido consiguiendo a su vez un sabor diferencial. Cocer bien la pasta es sencillo pero hay algunos trucos que pueden hacer la diferencia.

¿Qué tipo de pasta es mejor utilizar con cada salsa? ¿Cómo sabemos si la pasta está al dente?

¿Qué cantidad de agua es necesaria para una cocción perfecta? ¿Debemos dejar reposar la pasta tras su cocción?

CONSEJOS PARA PREPARAR UN AUTÉNTICO PLATO DE PASTA ITALIANA

¿CÓMO COCERLA?

  • En una olla grande con bordes altos es el tamaño perfecto. Los utensilios que se utilicen para cocer la pasta son muy importantes, para que la pasta pueda moverse con libertad y no quede pegada.
  • Cocer en suficiente agua: Una vez que el agua esté hirviendo, debemos añadir, por persona, 100 gramos de pasta, un litro de agua y una cuchara de sal gorda (7 gramos). No hace falta añadir aceite o mantequilla al cocer la pasta.
  • Debemos remover la pasta durante la cocción para que no se pegue y probarla para asegurarnos que quede al dente. El tiempo de cocción de la pasta suele oscilar entre

8– 10 minutos, aunque en algunos casos asciende a más de 11 minutos, dependiendo del corte de la pasta. El tiempo también está indicado en el paquete.

  • Tras su cocción, aconsejamos no dejar la pasta a reposar ni añadir agua fría.

Simplemente, se ha de escurrir y guardar un poco de agua caliente para añadir a la salsa y remover.

¿CÓMO PREPARARLA?

  • La salsa siempre debe esperar a la pasta, debemos prepararla antes de que la pasta esté cocina para añadirla y mezclarla al fuego antes de servir para que coja el gusto y quede bien fusionada.
  • No debemos mezclar demasiados ingredientes al preparar pasta, añadirle un máximo de 5 a 8 ingredientes para conservar el sabor y que los sabores queden limpios.
  • Casi todas las salsas combinan bien con cualquier corte de pasta, pero hay combinaciones ideales. Las pastas largas van muy bien con salsas elaboradas a base de pescado o simplemente con una salsa sencilla de tomate. Las pastas cortas son muy adecuadas para ingredientes o condimentos de verduras o carne. El macarrón (pasta lisa) se combina muy bien con salsas cremosas o a base de nata. No nos podemos olvidar de algunas combinaciones que nunca fallan como los espaguetis con salsa boloñesa o los macarrones con una clásica salsa de tomate.
  • Además, es muy importante cómo cortar los ingredientes, corte en juliana y alargado para pastas largas y, en dados de unos 0,5 cm para pasta corta.
  • Es mejor no utilizar la cuchara para comer espagueti y tampoco cortarlos pero padres e hijos pueden hacer una excepción para facilitar su consumo. La forma ideal para comerlos es utilizando un tenedor, separando un montoncito de espagueti y enrollándolos para que sean más fácil de ingerir.
  • El queso rallado va mejor con algunos tipos de salsa, por ejemplo, en salsas que de verduras o con carne.

¿CÓMO CONSUMIRLA?

(*) Informe del Consumo de Alimentación en España 2014 (Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente).

Compartir